Chile inauguró el año escolar con clases semipresenciales

Agencia EFE

larepublica_pe

Sebastián Piñera estuvo presente en la apertura de una escuela en el barrio capitalino de Padre Hurtado. Foto: captura de video de CNN
Sebastián Piñera estuvo presente en la apertura de una escuela en el barrio capitalino de Padre Hurtado. Foto: captura de video de CNN

El presidente Sebastián Piñera manifestó que la falta de educación presencial “afecta la salud mental de los niños, su salud emocional, su sociabilidad y su desarrollo integral”.

Este lunes 1 de marzo, Chile inauguró el año escolar con clases semipresenciales, ya que la asistencia no es obligatoria por el temor a que la segunda ola de contagios que vive el país recrudezca pese a que autoridades y expertos insisten en que el retorno a las clases es seguro.

Más de 3.300 colegios de ciudades sin cuarentena en todo el país vecino, lo que corresponde al 40% de la red nacional de escuelas, estarán abiertos desde este lunes tras más de un año de permanecer cerrados.

La vuelta a las clases, que es voluntaria, se hace bajo estrictas medidas de prevención para evitar posibles contagios, entre ellas aforos máximos por aulas, demarcaciones en el suelo, toma de temperatura y uso de mascarillas.

“Esperamos que en estos primeros días, aproximadamente, 3.000 escuelas y colegios reinicien sus clases presenciales y que eso vaya creciendo en el tiempo, pero esa decisión le va a corresponder a cada padre”, dijo el presidente chileno, Sebastián Piñera, en una escuela en el barrio capitalino de Padre Hurtado.

Piñera recalcó que “la educación virtual nunca va a reemplazar a la presencial” y afirmó que “los niños necesitan interactuar con sus amigos en la sala de clases, en el recreo, compartir con sus profesores”.

La falta de educación presencial, agregó, “aumenta las brechas entre distintos grupos socioeconómicos” y “afecta la salud mental de los niños, su salud emocional, su sociabilidad, su desarrollo integral y su futuro”.

Con más de 825.000 contagios y cerca de 20.500 muertos desde el inicio de la pandemia, Chile está sumido en una segunda ola desde el último diciembre, que se estabilizó durante unas semanas, pero parece volver a tomar fuerza con más de 4.000 nuevos infectados al día.