Mundo

“Intencionalidad política”: critican que migrantes sean tema de campaña en Perú

“Políticos optan por explotar la sensación de incertidumbre y el temor de la gente”, afirmó una directora de AI. “El mundo es un disco que da vueltas, antes fue Venezuela quien recibió a hermanos peruanos”, acotó un legislador.

En Perú hay por lo menos un millón de personas migrantes y refugiadas provenientes de Venezuela, en base a cifras oficiales. Foto: Verónica Calderón/La República
En Perú hay por lo menos un millón de personas migrantes y refugiadas provenientes de Venezuela, en base a cifras oficiales. Foto: Verónica Calderón/La República
Adolfo Cuicas

El próximo 11 de abril Perú irá a las urnas para decidir en elecciones generales. Entretanto transcurre la campaña electoral y un candidato presidencial se pronunció sobre el fenómeno de la migración venezolana y sus declaraciones generaron repulsión externa e interna.

“Vamos a deportar y expulsar a cualquier extranjero que esté en el Perú de manera irregular o ilegal”, aseveró el postulante Daniel Salaverry recientemente en un programa televisivo. “Hay que mandarlos de regreso a su país y que se encargue (Nicolás) Maduro”, añadió.

El Centro de Derechos Humanos (DD. HH.) de la Universidad Católica Andrés Bello, una de las más acreditadas en Venezuela, fue una de las primeras organizaciones en repudiar estas declaraciones.

En opinión de Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional (AI), esta es una práctica recurrente en campañas electorales efectuadas en Perú; el segundo país que alberga mayor número de personas migrantes y refugiadas venezolanas (al menos un millón).

El 20 de febrero hubo una manifestación frente a la embajada de Venezuela en Perú. Foto: Antonio Melgarejo Yaranga/La República

“Esto no es nuevo, hemos visto particularmente en procesos electorales como muchos actores políticos optan por explotar la sensación de incertidumbre y el temor de la gente. La simplificación y el carácter cada vez más binario de los complejos debates sociales en torno a la migración han favorecido en general a quienes propagan mensajes abiertamente antiinmigración, racistas y xenófobos”, dijo.

Salaverry justificó sus palabras arguyendo que es necesario “darle seguridad a los peruanos”, a pesar de que las estadísticas desnudan un panorama totalmente diferente.

“De acuerdo a cifras oficiales, solamente el 0,4% de los reos existentes en el Perú son venezolanos. De todo el número de denuncias de delitos cometidos en el Perú, el 1,44% son denuncias hechas a personas de nacionalidad venezolana”, precisó Jony Rahal.

Lazy loaded component

Rahal forma parte de la Comisión Delegada erigida por la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) que preside Juan Guaidó, reconocida por Perú y parte de la comunidad internacional, luego de que el chavismo ganara los comicios legislativos en Venezuela en diciembre pasado.

El opositor reside en Lima y en otras ocasiones se ha reunido con Salaverry, cuando el actual aspirante por Somos Perú era presidente del Congreso. “Nos trató tan amablemente y ahora es lamentable escuchar ese mensaje de odio hacia el pueblo de Venezuela”, criticó.

Venezolanos en Perú

En las últimas semanas la tensión entre ambas comunidades se avivó luego de una serie de hechos perpetrados por algunos grupúsculos. Tanto la embajada acreditada en Perú como la Cancillería de Venezuela se han expresado, mientras que el Gobierno de Francisco Sagasti ha evitado emitir pronunciamiento alguno.

“Es muy lamentable que se pretenda generalizar que todos los venezolanos somos delincuentes, es muy triste”, afirmó Rahal, quien pidió “a cualquier otro candidato que recuerde que el mundo es un disco que da vueltas, en los años 80 y 90 fue Venezuela quien recibió a hermanos peruanos, y lo hicimos con los brazos abiertos”.

Ahora la situación es diametralmente opuesta. Según Naciones Unidas, más de cinco millones de personas han abandonado Venezuela en medio de la severa crisis bajo la gestión de Maduro, erigiéndose como el mayor flujo migratorio en la historia de la región.

Nueva Constitución causó polémica con este proyecto de ley. Foto: difusión

La respuesta ha sido variopinta. A principios de mes un congresista de la bancada Nueva Constitución presentó un proyecto de ley para autorizar la expulsión inmediata de extranjeros sin documentos, que cometan faltas y delitos.

Entre otras medidas, la propuesta aboga por establecer que únicamente puedan ingresar al Perú personas venezolanas que tengan pasaporte, certificado internacional de antecedentes y, asimismo, “demostrar que portan 2.000 dólares americanos como mínimo”.

Para Guevara Rosas este tipo de acciones “ponen en descubierto la intencionalidad que tienen algunos actores políticos en intentar utilizar a una población históricamente marginalizada, vulnerable ante las condiciones de precariedad que viven”.

“Utilizarlos de chivo expiatorio para culparles de todos los males que enfrenta el Perú y todos los desafíos en materia de derechos humanos que tiene el país, cuando sabemos que quienes son los responsables son la clase política, la corrupción y la impunidad, no así las personas necesitadas de protección internacional”, añadió.

Lo que puede hacer Perú

La semana pasada las Defensorías de Colombia, Ecuador y Perú instaron conjuntamente a los Gobiernos de estas tres naciones a facilitar la movilidad de las personas migrantes y refugiadas venezolanas por sus territorios.

Lazy loaded component

Amnistía Internacional pidió mecanismos de protección a las personas refugiadas venezolanas, que a su vez “se extiendan a las comunidades que les están dando acogida y recepción”.

“Hay historias de solidaridad, de empatía en comunidades peruanas en donde las personas les han dado la bienvenida y han terminado por reemplazar la obligación del Estado peruano de proveer protección internacional”, enfatizó la directora del movimiento global.

La Asociación Protección Vulnerable, una organización que empodera a la mujer en Perú desde 2019, es un vivo ejemplo. Su objetivo: promover una mejor calidad de vida de la población peruana y extranjera, particularmente a las féminas.

“También existe esta otra historia que no es la historia de la narrativa y da división como si estuvieran dos poblaciones enfrentadas. En realidad eso es parte de este discurso de odio que han generado actores políticos”, afirmó Guevara Rosas.