España: sacrificarán 864 reses tras ser rechazadas por varios países

Mundo LR

larepublica_pe

Un estudio realizado por veterinarios reflejó 85% del ganado presenta afecciones cutáneas de diversos tipos. Foto: AFP/referencial
Un estudio realizado por veterinarios reflejó 85% del ganado presenta afecciones cutáneas de diversos tipos. Foto: AFP/referencial

El ganado tenía dos meses navegando por el Mediterráneo, pero por motivos de sanidad y bienestar animal no podrán ser comercializados.

Las autoridades del Servicio de Inspección de Sanidad Animal del Área de Agricultura y Pesca de la Región de Murcia, en España, ordenaron el sacrificio de 864 cabezas de ganado que tienen casi dos meses navegando por el Mediterráneo.

Las reses fueron rechazadas por Turquía y Libia anteriormente, destacan medios locales.

En principio, el ganado estaba destinado a ser vendido en Turquía, un trayecto que toma nueve días. Sin embargo, el cargamento fue rechazado por las autoridades de ese país, debido al reciente brote de la enfermedad de la lengua azul, detectado en la provincia de Huesca, en Aragón.

Fueron rechazados por varios puertos y navegaron durante dos meses por el Mediterráneo. Posteriormente, las autoridades españolas permitieron a la embarcación atracar en el puerto de Cartagena, de donde partió en diciembre.

Un estudio realizado por veterinarios reflejó que 85% del ganado presenta afecciones cutáneas de diversos tipos. Asimismo, detalló que un alto porcentaje sufre alteraciones gastrointestinales y digestivas.

Ante tal panorama, las autoridades ordenaron el sacrificio de los bovinos y alegaron que fue por “motivos de sanidad y bienestar animal”. También, señalaron que se debió a la imposibilidad de comercializarlos a nivel local al amparo de las regulaciones fitosanitarias europeas debido a su condición.

En España hay una normativa vigente para ese tipo de situaciones y establece que la eutanasia será practicada sin crueldad y deberán ser utilizados métodos que garanticen el menor dolor posible. Los cuerpos serán destruidos para evitar la propagación de infecciones o agentes patógenos, reseñó Reuters.