Príncipe heredero saudí aprobó el asesinato del periodista Khashoggi

El Servicio de Inteligencia de los Estados Unidos confirmó, a través de un documento, que Mohamed bin Salmán dio la orden para asesinarlo.

Amigos del periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi sostienen carteles con su foto mientras asisten a un evento que marca el segundo aniversario de su muerte frente al consulado de Arabia Saudita en Estambul. Foto: AFP
Amigos del periodista saudí asesinado Jamal Khashoggi sostienen carteles con su foto mientras asisten a un evento que marca el segundo aniversario de su muerte frente al consulado de Arabia Saudita en Estambul. Foto: AFP
Mundo LR

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, aprobó la operación para asesinar al periodista Jamal Khashoggi en 2018, así lo confirmó un informe redactado por los servicios de Inteligencia de EE.UU.

“Evaluamos que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, aprobó la operación en Estambul, Turquía, para capturar o matar al periodista saudí Jamal Khashoggi”, dice el documento, de dos páginas, publicado por la Oficina de la Directora de Inteligencia Nacional de EE.UU.

El informe agrega que esta evaluación se basa en el control por parte de Bin Salmán del proceso en la toma de decisiones en el reino, así como en la implicación directa de asesores y miembros de la seguridad del príncipe heredero en el asesinato, y en su apoyo al uso de medidas violentas para acallar a disidentes en el extranjero.

“Desde 2017, el príncipe heredero ha tenido un control absoluto de las organizaciones de seguridad y de inteligencia del reino, lo que hace altamente improbable que funcionarios saudíes llevaran a cabo una operación de esta naturaleza sin la autorización del príncipe”, subraya el texto.

Acto seguido, el informe incide en que durante la época en la que el periodista fue asesinado, Bin Salmán probablemente fomentó un ambiente en el que sus asistentes temían fracasar en los cometidos que se les encargaba, ante la posibilidad de ser despedidos o arrestados.

“Esto sugiere que es improbable que los ayudantes cuestionaran las órdenes de Mohamed bin Salmán o que emprendieran acciones delicadas sin su consentimiento”, reza el texto.