Argentina apuesta por un monitor público de vacunación ante escándalos

Mundo LR

Monitor Público de Vacunación de Argentina. Foto: captura web
Monitor Público de Vacunación de Argentina. Foto: captura web

El Gobierno argentino lanza una plataforma que muestra en tiempo real cómo se desarrolla el operativo nacional de vacunación contra la COVID-19.

Argentina ha puesto en marcha un monitor público de vacunación, un registro que está disponible online y tiene el propósito de mostrar todo lo relacionado al operativo nacional de vacunación que se realiza en el país.

La ministra de salud, Carla Vizzotti, comunicó que el monitor puede ser consultado por cualquier ciudadano. La información disponible es pública y logra “garantizar más transparencia en cada una de las etapas de la implementación del plan de inmunización”.

El portal, creado por el Gobierno argentino, muestra datos por provincia; las dosis distribuidas; la cantidad de aplicaciones por condición sea personal de salud, personas de más de 60 años, personal estratégico y personal con factores de riesgo de 18 a 59 años, reseñó La Voz.

Asimismo, se podrá visualizar la cantidad de dosis que ingresen a Argentina, junto con los laboratorios que producen y el país de procedencia.

Hasta las 4.00 p. m. de este miércoles 24, se habían administrado 808.239 vacunas. Esto se traduce de esta forma: 537.955 personas han recibido una primera dosis, mientras que 270.338 han sido inoculadas en dos oportunidades.

El monitor público de vacunación también detalla que 64,64% de los vacunados hasta ahora son mujeres, 35.23% son hombres y 0,13% fue dispuesto a otros.

“Estamos llevando adelante el plan de vacunación más grande de nuestra historia y vamos a fortalecer todos los dispositivos y acciones necesarias que garanticen la equidad en el acceso a las vacunas”, expresó la ministra Vizzotti.

Esta iniciativa del Gobierno argentina surge tras salir a la luz el escándalo de Vacunación VIP que involucró al exministro de salud Ginés González García.

El funcionario renunció el pasado 19 de febrero a su cargo por pedido del presidente Alberto Fernández después de que se revelara que allegados suyos se habían vacunado contra la COVID-19 en su despacho, sin necesidad de solicitar turno como los demás argentinos.

El presidente argentino reconoció que “es público y notorio” que ha tenido que tomar una decisión ante un “hecho reprochable”, en referencia a su petición de renuncia al ministro. “Lo sucedido en el Ministerio de Salud fue un hecho que, aunque excepcional, no puede avalarse”, afirmó.