Nueva Zelanda inicia su campaña de vacunación contra la COVID-19

Mundo LR

Nueva Zelanda tiene previsto inmunizar a sus más de cinco millones de habitantes en el plazo de un año. Foto: composición / EFE
Nueva Zelanda tiene previsto inmunizar a sus más de cinco millones de habitantes en el plazo de un año. Foto: composición / EFE

Las primeras vacunas fueron administradas ayer a 29 trabajadores sanitarios encargados de inyectar a partir de este sábado 20. La campaña comienza en las fronteras.

Nueva Zelanda, considerado como uno de los países que mejor han gestionado el avance de la pandemia, comenzó este sábado 20 de febrero su campaña de vacunación contra la COVID-19. La formula de Pfizer ha sido la elegida para inmunizar a los trabajadores de los puestos limítrofes.

A diferencia del resto del mundo, las autoridades neozelandesas decidieron iniciar la vacunación en sus fronteras. “¡Nuestro programa de vacunación contra la COVID-19 comienza! Empezamos con nuestros trabajadores de primera línea en las fronteras, que nos han mantenido a salvo por mucho tiempo”, anunció la primera ministra, Jacinda Ardern, en su cuenta de Facebook.

Nueva Zelanda inicia campaña de vacunación

El ministro de Salud, Ashley Bloomfield, afirmó en declaraciones recogidas por el periódico New Zealand Herald que las primeras vacunas se aplicaron ayer a 29 trabajadores sanitarios encargados de inyectar la vacuna a partir de este sábado 20.

“Hoy empezamos el programa de inmunización más grande de la nuestra historia. Este es un primer paso importante y avanzaremos durante estos primeros días y semanas de forma mesurada para asegurarnos de que nuestros sistemas y procesos sean sólidos”, señaló el ministro.

Ministro de Salud de Nueva Zelanda

“El lunes, implementaremos el programa en Wellington, y luego en Christchurch el miércoles, antes de comenzar a vacunar al resto de los 12.000 trabajadores fronterizos y del MIQ de Nueva Zelanda durante las próximas semanas. Una vez que hayan sido vacunados, comenzaremos a vacunar a sus contactos domésticos”, agregó la autoridad sanitaria.

Nueva Zelanda, que tardará algunas semanas en vacunar a sus 12.000 trabajadores de fronteras y a los de los centros de cuarentena, tiene previsto inmunizar a sus más de cinco millones de habitantes en el plazo de un año.

El gobierno neozelandés levantó el pasado miércoles el confinamiento de tres días decretado en Auckland, la ciudad más poblada del país, pese a no haber encontrado el origen de un rebrote de la variante británica del virus que ha afectado a tres miembros de una misma familia.

El país de Oceanía, cuya gestión frente a la pandemia ha sido considerada ejemplar, acumula desde que comenzó la pandemia un total de 2.350 contagios de coronavirus, que incluyen 356 casos catalogados como probables, y 26 fallecidos.

Bloomfield finalizó recalcando que “si la investigación, la buena ciencia y la tecnología detrás de estas vacunas parece muy sofisticada, lo es. Podemos tener confianza tanto en la ciencia como en los procesos que nuestro país tiene para garantizar que las vacunas que utilizamos sean seguras y eficaces”.