Crece reclamo mundial por COVID-19: “No explican el riesgo de transmisión aérea”

Adolfo Cuicas

Adolfcui

20 Feb 2021 | 18:53 h
Gran cantidad de especialistas consideran que la primera línea contra el coronavirus amerita normas más concretas que incluyan la transmisión aérea. Foto: AFP
Gran cantidad de especialistas consideran que la primera línea contra el coronavirus amerita normas más concretas que incluyan la transmisión aérea. Foto: AFP

La falta de reconocimiento de la transmisión por aerosoles ha causado grandes brotes de COVID-19, dijeron en Australia. “No podemos estar de acuerdo con sus aparentes conclusiones”, sostuvieron en Reino Unido.

Los especialistas no se rinden. Algunos mantienen su demanda desde mediados del año pasado, otros se sumaron con el correr de los meses. Todos con el mismo exhorto a los gobiernos del mundo: reconocimiento claro de la importancia de la transmisión por el aire (aerosoles) del coronavirus.

A principios de mes, cientos de trabajadores de la salud y científicos, entre las que sobresale la doctora Lidia Morawska, escribieron una carta abierta al Gobierno de Australia para inducirlo a decretar “actualizaciones urgentes de la protección respiratoria para los trabajadores de la salud”.

“Esta falta de reconocimiento de la transmisión por aerosoles ha tenido efectos de gran alcance. Ha contribuido a los brotes, lo que resultó en una mayor agitación económica y social”, aseguraron.

El miércoles 17 de febrero un grupo multidisciplinar de líderes en investigación científica y médica pidió una intervención inmediata del Gobierno de Estados Unidos “para atajar la exposición por inhalación al virus SARS-CoV-2”, mediante una misiva enviada a las autoridades norteamericanas.

Lazy loaded component

Entre los firmantes destacan José Luis Jiménez, profesor de Química y Ciencias Ambientales de la Universidad de Colorado; Linsey Marr, profesora de ingeniería ambiental en Virginia Tech; y Donald K. Milton, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland.

A los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) le pidieron “que aclare sus guías sobre la transmisión de la COVID-19 y que diga que la transmisión por superficies es poco importante”, resumió Jiménez en una rueda de prensa a la que accedió La República.

Más llamados ante el virus

Un día después, el jueves 18 de febrero, 20 organizaciones médicas y de empleados sanitarios enviaron una misiva muy similar al primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.

“Científicamente, no hay ninguna duda de que la COVID-19 se transmita por el aire”, afirmaron. “Las guías actuales de prevención y control de infecciones en Reino Unido no explican el riesgo de transmisión aérea, ni tampoco explican claramente la importancia de la ventilación, ni de otros sistemas técnicos para controlar el contagio”.

Las peticiones al primer ministro británico Boris Johnson. Foto: difusión

Hasta el momento, tanto los CDC como la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostienen que sí es posible la transmisión por el aire, pero solo “bajo ciertas condiciones”.

A Johnson le solicitaron, entre otras cosas, “enmendar” el manual abocado al coronavirus para aumentar el nivel de protección como principio de precaución para todos los empleados del área de salud y publicar toda la evidencia científica sobre el contagio por aerosoles.

“No podemos estar de acuerdo con sus aparentes conclusiones de que la orientación debe seguir siendo la misma”, expresaron.

COVID-19 en Canadá

En Canadá, donde contabilizan 842.728 casos confirmados y 21.621 decesos por la COVID-19, cientos de científicos y expertos locales e internacionales continuaron con la misma tendencia y publicaron una carta al Ejecutivo.

Número de muertos por la COVID-19 en los distintos países según datos oficiales, el 20 de febrero a las 11.00 GMT. Infografía: AFP

Aunque ya la habían suscrito la carta el 4 de enero, decidieron actualizarla el viernes 19 de febrero y recalcaron que este problema se ha vuelto más apremiante debido a la propagación de variantes más peligrosas del coronavirus SARS-CoV-2.

“Las medidas deben tener plenamente en cuenta la transmisión por aerosol del virus”, estimaron en el texto, en el cual abogaron por promover una estrategia que apunte a reducir la transmisión en domicilios particulares y empresas a través de “mensajes claros de salud pública y educación”.

Son cientos de especialistas quienes coinciden en que cada gabinete debe tomar esta tarea, ante la falta de claridad y lentitud de organismos supranacionales.

La OMS ha expresado su preocupación por las variantes del coronavirus detectadas en Brasil, Reino Unido y Sudáfrica, pero no ha actualizado sus recomendaciones acerca de la prevención e importancia de los aerosoles.

Morawska, del Laboratorio Internacional de Calidad del Aire y Salud de la Universidad de Tecnología de Queensland (Estados Unidos) y de la Universidad de Brisbane (Australia), ya había advertido a La República en septiembre pasado que “la inacción de la OMS” solo arrojaría “más personas infectadas y más muertes”.