Chile: las claves de la exitosa campaña de vacunación contra el coronavirus

La compra anticipada de vacunas y la experiencia previa de Chile en campañas de inmunización son algunos de los factores que garantizaron la rapidez en las inoculaciones.

Chile ya inició la vacunación masiva contra el coronavirus en la tercera edad. Foto: AFP
Chile ya inició la vacunación masiva contra el coronavirus en la tercera edad. Foto: AFP
Mundo LR

Chile acaba de superar el millón de personas vacunadas, pero su objetivo es inmunizar a los mayores de 65 años antes del 19 de febrero para que la población en riesgo (adultos mayores, enfermos crónicos, personal médico) esté inoculada en el primer trimestre del 2021.

El país se ha convertido en el líder de América del Sur en vacunación contra la COVID-19. Según los últimos datos del registro Our World in Data, de la Universidad de Oxford, Chile administra 5,58 dosis por cada 100 habitantes. Con este ritmo, planea llegar a las 15 millones de personas inoculadas hasta julio.

Luis F. López-Calva, director regional del PNUD para América Latina y el Caribe, explicó a la BBC que existen tres requisitos importantes para que una campaña de inmunización funcione: tener capacidad económica para comprar las vacunas; una excelente estrategia para distribuirlas; y poseer una eficiente capacidad institucional para implementar la campaña.

Compra anticipada de vacunas y diversificación

Chile fue el país que empezó a inmunizar en América del Sur, pues fue uno de los primeros en firmar acuerdos con distintos laboratorios para adquirir las dosis. “La compra de vacunas se previó con suficiente tiempo, hubo una buena planeación”, dijo López-Calva.

Hasta el momento, tiene comprometidas más de 35 millones de dosis y están en conversaciones para comprar la rusa Sputnik V. La diversificación fue un factor de suma importancia, pues esto diferenció a Chile de algunos países de altos ingresos que apostaron solo por vacunas occidentales, resaltó López-Calva.

Capacidad institucional y coordinación

Para la periodista Paula Molina, Chile tiene una red de atención primaria sólida y experiencia en campañas de vacunación, lo que ha facilitado la logística.

Por su lado, López-Calva señala que la utilización de recursos materiales y humanos existentes es otro factor que aceleró el ritmo de inmunización. Los estadios, centros educativos y deportivos comenzaron a funcionar como centros de vacunación, y se solicitó la ayuda de todo el personal sanitario (odontólogos o matronas) para este fin.