La democracia en Ecuador “está al borde del abismo”, advierte organismo

Mundo LR

La IP estima que las elecciones de Ecuador son un punto de inflexión para la democracia en toda América Latina. Foto: AFP
La IP estima que las elecciones de Ecuador son un punto de inflexión para la democracia en toda América Latina. Foto: AFP

La Internacional Progresista enviará observadores a los comicios presidenciales en Ecuador, país que inaugura el calendario electoral latinoamericano este año.

La Internacional Progresista (IP) anunció que mandará un grupo de observadores internacionales a las elecciones que se llevarán a cabo el domingo 7 de febrero en Ecuador para escoger al sustituto del presidente Lenín Moreno, en un proceso que ha estado acentuado por protestas contra el gobierno y el impacto de la pandemia del virus SARS-CoV-2.

“Entre la violenta represión de las protestas contra el FMI en 2019 y las amenazas persistentes de cancelar las elecciones, la democracia en Ecuador está al borde del abismo”, afirmó en un documento el organismo que componen personajes de izquierda a nivel global.

Ecuador inaugura el calendario electoral de América Latina de 2021 con unos comicios en los que los principales aspirantes son el izquierdista Andrés Arauz, dirigente de la alianza Unión por la Esperanza, que representa al movimiento del exmandatario Rafael Correa; y el conservador Guillermo Lasso (CREO-Partido Social Cristiano).

Aunque Arauz lidera los sondeos con una intención de voto de entre el 23% y el 39%, esos números son escasos para asegurar una victoria en primera vuelta, por lo que ya se pronostica que habrá una segunda y definitiva jornada electoral el próximo 11 de abril.

Asimismo, la IP recordó que la nación sudamericana se ha visto más dañada por la crisis sanitaria del coronavirus que casi cualquier otro estado del mundo, ya que ha reportado una excesiva cifra de 40.000 decesos el año pasado, un récord per cápita que casi dobla en magnitud al de Estados Unidos.

“Las trágicas consecuencias del COVID-19 ya han perjudicado a las instituciones democráticas de Ecuador: el acuerdo del gobierno con el FMI provocó el despido de 3.680 trabajadores de salud pública, erosionando el derecho constitucional de los ciudadanos a la asistencia médica”, indica el escrito.

Para la entidad internacional, la preocupación actual es que la pandemia sirva para camuflar un mayor deterioro en Ecuador, ya que continúan circulando rumores de que las presidenciales podrían ser aplazadas.

“El Consejo Nacional Electoral (CNE) propone ahora que todos los representantes de los partidos políticos presenten pruebas de PCR negativas para estar presentes en las votaciones, una condición que supondría una carga insuperable para la logística de los esfuerzos de observación y las finanzas personales de los observadores”, denunció la Internacional Progresista.

La organización sostuvo que el escrutinio será todavía más delicado en el contexto de los recientes cambios en el proceso de recuento de votos en el país andino.

“En las elecciones de 2017, cada recinto escaneó sus resultados y los subió directamente al CNE. El 7 de febrero, sin embargo, serán escaneados y enviados a un centro de recepción de papeletas, que procesará los resultados y luego los enviará al CNE. El seguimiento y la observación exhaustivos en cada paso de este delicado proceso serán fundamentales para proporcionar confianza en el resultado final”, explica la IP.

En este panorama, la Internacional Progresista ha enviado una delegación de observadores a Ecuador para resguardar la integridad de sus elecciones y apoyar a reforzar el derecho a la soberanía del pueblo.

“En estrecha colaboración con las autoridades electorales de Ecuador, la delegación de la IP recorrerá decenas de recintos electorales el día de las elecciones y supervisará el proceso de recuento de votos en las horas posteriores al cierre de los mismos”, señalan.

La comisión “incluye a parlamentarios de cinco países diferentes que serán los ojos del mundo como testigos de las elecciones en Ecuador”, así como una nómina de “expertos, técnicos y abogados internacionales que analizarán los datos de las contiendas electorales para evitar los trágicos errores de la OEA en Bolivia”.

La misión de la IP no solo se enfocará en el ámbito local, ya que la institución considera que los comicios de Ecuador son un punto de inflexión para la democracia en Latinoamérica.

LR PODCAST: escucha el último episodio de Vuelta al Mundo

Lazy loaded component