Maduro ofrece a la OMS gotas contra la COVID-19 que carecen de aval científico

El presidente venezolano decidió que su Gobierno exponga el Carvativir ante el máximo organismo de salud. Según señaló, el fármaco es simplemente “complementario” contra el coronavirus.

La Republica
Nicolás Maduro muestra un frasco de Carvativir. Foto: EFE
Mundo LR

Nicolás Maduro dispuso que el Gobierno de Venezuela exponga, ante la Organización Mundial de la Salud (OMS), las propiedades del Carvativir, unas gotas contra el coronavirus que carecen de respaldo científico y estudios preliminares. La encargada, según mencionó este martes 26 de enero, será la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez.

La acción será realizada “para que (el máximo organismo de salud) conozca y certifique este poderoso antiviral”. Con ello rectificó su afirmación de hace dos días, cuando aseveró de forma arbitraria que este fármaco “neutraliza 100%” la COVID-19.

Maduro sostuvo, ahora, que el producto desarrollado en el país caribeño es simplemente “complementario” en la lucha contra el virus y criticó que algunas redes sociales eliminaran el video donde hizo tal afirmación.

El último domingo, el mandatario venezolano explicó, sin rigor académico, que este es un producto que neutraliza totalmente el SARS-COV-2, una versión que fue criticada por la Academia de Medicina de Venezuela, que recomendó “esperar por mayores datos de las pruebas” antes de calificarlo como “candidato a medicamento anti-COVID-19”.

La entidad destacó, sin embargo, “el potencial terapéutico” de los aceites esenciales derivados de la planta de tomillo (thymus vulgaris), que son la base del fármaco.

Nicolás Maduro ya ha adelantado que su Gobierno iniciará inmediatamente la “producción masiva” del Carvativir, para el que prevé establecer un sistema de distribución directa que asegure la llegada de las dosis a todos los hospitales y centros de salud en general.

Además, dijo que estima exportar miles de dosis del medicamento a los países que junto con Venezuela integran el bloque ALBA-TCP (Cuba, Nicaragua, Bolivia, Haití y otras naciones caribeñas), y comercializarlo con otros países con los que mantiene una “relación estratégica”, aunque no mencionó ninguno.

Con información de EFE.