Elecciones presidenciales en Ecuador: ¿se consolidará la izquierda regional?

La figura de Correa “podría estar definiendo quién es el próximo presidente de Ecuador”, opinó una experta, dado que se “mantiene vigente” entre la ciudadanía, a pesar de que vive en Europa.

Andrés Arauz, Guillermo Lasso y Yaku Pérez son los principales candidatos presidenciales en Ecuador, según las encuestas divulgadas hasta ahora. Foto: diseño de La República
Andrés Arauz, Guillermo Lasso y Yaku Pérez son los principales candidatos presidenciales en Ecuador, según las encuestas divulgadas hasta ahora. Foto: diseño de La República
Adolfo Cuicas

El próximo 7 de febrero comenzará el calendario político en América Latina cuando Ecuador elija, entre otras autoridades, al presidente y vicepresidente para los próximos cuatro años. Una cita electoral en la cual la izquierda asume el favoritismo.

En medio de encuestas difusas, el candidato Andrés Arauz destaca como el líder de los sondeos y por ser el abanderado del exmandatario Rafael Correa (2007-2017). De ganar, sería otra victoria para los movimientos progresistas de la región.

Para Carolina Andrade, magíster de la Universidad París 1 Pantheón-Sorbonne (Francia), está en juego “la consolidación de una tendencia regional de retorno de los gobiernos progresistas, como lo que ya pasó en Bolivia recientemente, lo que pasó en Argentina y lo que pueda pasar en la Constituyente en Chile”.

De hecho, tanto el presidente boliviano Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS), como el dignatario argentino Alberto Fernández, de la corriente de izquierda peronista, se han reunido con Arauz y han saludado su candidatura.

Panorama electoral en Ecuador

Recientemente, las encuestas muestran que solo Guillermo Lasso y Yaku Pérez pueden competir con Arauz. En total son 16 los aspirantes a reemplazar a Lenín Moreno, pero únicamente este trío supera el 10% de las preferencias del electorado.

El centroderechista Lasso asevera que Arauz representa un "pasado de corrupción" que conduciría a una crisis económica como la de Venezuela. Foto: EFE

Esta semana se divulgó una investigación posdebate de la encuestadora local Comunicaliza, la cual sitúa a Arauz con 37,4% y a Lasso y Pérez con menos del 20% entre los votos válidos, lo que quiere decir que no cuentan los sufragios nulos o blancos.

Andrade indicó que el riesgo de una elevada abstención es uno de los cuatro temas fundamentales de cara a las elecciones en Ecuador. Los otros son la “pérdida de credibilidad” en el Consejo Nacional Electoral (CNE), la apatía y una alta indecisión.

“En general existe un sentimiento de poco interés en cuanto al desarrollo de las elecciones y lo que pueda pasar en la política, un reflejo de la crisis de representación política que estamos viendo en el mundo y obviamente en la región”, contó a este diario.

Sobre la alta indecisión, a casi dos semanas de que se efectúen los comicios, la consultora independiente lo definió como resultado de la “desconexión en los discursos y propuestas de los candidatos”.

El papel de Rafael Correa

En una entrevista publicada el viernes 22 de enero por el medio local La Pipol, Correa admitió que existe una indecisión “un poco alta del 40% aproximadamente” por la pandemia, pero afirmó que claramente la preferencia la tiene Arauz.

Lazy loaded component

El ex jefe de Estado reiteró que su intención es continuar en Bélgica —donde reside desde que dejó el poder en Ecuador— y participar en un hipotético gobierno de Arauz, pero únicamente como asesor a distancia.

Correa no puede volver a su país por una condena de ocho años de cárcel e inhabilitación política por el caso Sobornos 2012-2016.

Ya en octubre pasado Arauz había informado en entrevista con La República que el líder izquierdista sería su asesor principal.

“Su figura podría estar definiendo quién es el próximo presidente de Ecuador”, subrayó Andrade. “La figura de Rafael Correa se mantiene vigente, sondeos que he analizado me dicen que tiene buena acogida, no ha dado resultado los ataques para matar su figura”, detalló.

La opción de la derecha

Una vez más Lasso es la carta más visible de la derecha ecuatoriana para llegar a Carondelet. En 2013 perdió contra Correa y en 2017 contra Moreno. En su tercer intento su estrategia pasa nuevamente por forzar un balotaje.

“Lasso buscará polarizar con Arauz para que haya segunda vuelta y presentarse como la única opción a que gane a Arauz”, expresó Andrade, parte de la RedDePolitologas. Un plan mostrado desde que arrancó la campaña electoral el 31 de diciembre.

El objetivo de Lasso es evitar un triunfo de Arauz en primera vuelta y aglutinar fuerzas en un balotaje, que se llevaría a cabo el 11 de abril. Foto: captura de Twitter

Entrevistado por la agencia EFE, el banquero sostuvo que la alternativa encabezada por el exministro de Correa plantea “ideas ridículas” que, de ganar, podrían conducir a una crisis como la de Venezuela.

“En una crisis como la que vive hoy Ecuador no podemos experimentar con aquella persona que nos viene a plantear una desdolarización amigable. No podemos experimentar con ideas ridículas. ¡Eso sería una locura! Sería volver a los ciclos de hiperdevaluaciones, hiperinflaciones y llevarnos por el camino de la miseria que viven hoy los hermanos venezolanos”, dijo.

Para que haya ganador el próximo 7 de febrero, el binomio debe conseguir la mitad más uno de los votos o el 40% con una diferencia de 10 puntos sobre el segundo más votado.

Lasso hereda niveles de desaprobación considerables. En el sondeo de Comunicaliza aparece como el aspirante con la valoración negativa más alta (23,1%), aunque en tercer lugar aparece Arauz con 17,2%.

Lasso no existe realmente como una opción política, sino como una figura de única salida ante el posible miedo al retorno de la Revolución Ciudadana. Y esa es la narrativa que ha manejado para sumar mayores apoyos”, sentenció Andrade.