Brasil reporta más de 1.000 muertes por COVID-19 por tercer día consecutivo

Mundo LR

larepublica_pe

21 Ene 2021 | 22:33 h
Brasil es el segundo país, después de Estados Unidos, con más muertes por coronavirus. Foto: EFE
Brasil es el segundo país, después de Estados Unidos, con más muertes por coronavirus. Foto: EFE

Hoy se reportaron 59.119 casos positivos. Casi 8,7 millones de personas se han contagiado desde que se anunció el primer caso de COVID-19 en Brasil.

En las últimas 24 horas, el Gobierno de Brasil ha reportado 1.316 muertes por coronavirus. Este es el tercer día con más de un millar de fallecimientos diarios. De esta manera, se han sobrepasado las 214.000 víctimas desde el inicio de la pandemia de COVID-19.

La situación sanitaria en Brasil ha ido agravándose. Según datos del Ministerio de Salud, este miércoles 20 de enero, el país registró 1.340 muertes, mientras que el martes hubo 1.192 defunciones. Las cifras no bajan y el número promedio de víctimas llegó este jueves a 974 diarias.

Con respecto a la cifra de contagios, se reportaron 59.119 casos positivos en las últimas 24 horas, por lo que es el tercer día que se superan los 59.000 infectados. En total se han registrado casi 8,7 millones de infectados desde que se reportó el primer caso ese país.

La segunda ola está alcanzando cifras récord y los sistemas hospitalarios de todo el país están al límite. Brasil es el segundo país, después de Estados Unidos, con más muertes por coronavirus y el tercero, luego del territorio norteamericano y la India, con más contagios; por eso, se ha convertido en uno de los epicentros de la pandemia.

En este contexto ha empezado la campaña de vacunación en los 27 estados del país. Los primeros en recibir las dosis han sido los médicos y enfermeros de primera línea, y los adultos mayores que se encuentran en casas geriátricas.

Las vacunas que se han empleado pertenecen al laboratorio chino Sinovac, el cual entregó 6 millones de dosis. Sin embargo, para el viernes se espera la llegada de dos millones de vacunas que fueron desarrolladas por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca.