Pakistán: rescatan a niña raptada y forzada a casarse con pedófilo de 45 años

La menor fue víctima de abuso laboral y sexual. Según activistas de derechos humanos, el caso fue ignorado por las autoridades durante tres meses.

La Republica
En Pakistán, las violaciones son poco denunciadas y la palabra de las víctimas solo tiene valor relativo. Foto: AFP
Mundo LR

Una niña cristiana fue rescatada en Pakistán luego de permanecer secuestrada, durante cinco meses, por un pedófilo musulmán de 45 años que la obligó a casarse con él. Según un informe publicado por The Telegraph, este lunes 18 de enero, la menor estuvo “encadenada en el patio de la casa de su captor”, donde también fue víctima de abuso laboral y sexual.

De acuerdo a activistas de derechos humanos, que llevan adelante la denuncia, este caso fue ignorado por las autoridades a lo largo de tres meses. Al momento de ser rescatada por la Policía, la niña presentaba huellas del ultraje y maltrato.

En Pakistán, las violaciones son poco denunciadas y la palabra de las víctimas solo tiene valor relativo, pues gran parte del país vive bajo un código patriarcal que sistematiza la opresión de las mujeres. Las víctimas, en general, son estigmatizadas.

Según las cifras oficiales, solo 0,3% de los casos de violación en la nación terminan en una condena. Los activistas indican, además, que cada año cientos de niñas de los grupos minoritarios —cristianos e hindúes― son secuestradas y obligadas a contraer matrimonio musulmán, mientras que el sistema judicial a menudo ignora esta problemática “por temor a ofender a los extremistas islámicos”.

Pakistán sigue siendo un país muy conservador, donde las mujeres que buscan emanciparse escogiendo su esposo o trabajando fuera de casa son por lo regular oprimidas. Sin embargo, algunas señales muestran que el descontento gana terreno ante la forma en que se tratan los casos de abusos sexuales.

Llamado por los manifestantes a reforzar la represión de los crímenes sexuales, el Gobierno pakistaní respondió con una nueva ley que prevé la castración química de los violadores. El dictamen entró en vigor en diciembre, aunque debe ser aun ratificado en el Parlamento.

Un caso similar en 2020

En noviembre del año pasado, una multitud protestó contra la decisión de la justicia del país, que aprobó el matrimonio entre Ali Azhar, un pedófilo musulmán de 44 años, y una niña de 13, a quien raptó y obligó a creer en el islam.

La comunidad católica del país asiático convocó las manifestaciones después de que un tribunal aceptara la unión y creyera en la declaración del sujeto, quien alegó que la menor “en realidad tenía 18 años”.