‘Balón nuclear’: qué es y cómo Trump se lo entregará a Biden

Mundo LR

larepublica_pe

19 Ene 2021 | 11:36 h
El presidente de Estados Unidos está acompañado, en todo momento, de un ayudante militar que transporta esta maleta, conocida como balón nuclear, que puede usarse para un ataque. Foto: composición LR
El presidente de Estados Unidos está acompañado, en todo momento, de un ayudante militar que transporta esta maleta, conocida como balón nuclear, que puede usarse para un ataque. Foto: composición LR

Expertos aseguran que existe más de un ‘balón nuclear’ para asegurar la transición fluida del control nuclear de un Gobierno a otro.

El 8 de enero, Trump, que se encuentra en un segundo proceso de juicio político, adelantó que no asistirá a la investidura de Joe Biden el próximo miércoles 20 de enero. La última vez que un mandatario de Estados Unidos no asistió a la ceremonia de juramentación de su sucesor ocurrió en 1869, cuando Andrew Johnson no acudió a la toma de mando de Ulysses Grant.

Sin embargo, la ausencia del magnate en la asunción al cargo del demócrata no tendrá impacto en la entrega del ‘balón nuclear’, que contiene el equipo y autorizaciones necesarias para que el presidente de turno autorice un lanzamiento nuclear.

El maletín lo lleva un asistente militar que acompaña al gobernante en todo momento, hasta el instante en que deja oficialmente el puesto. Por lo general, el balón pasa a manos de otro asistente que se encuentre en la toma de posesión del nuevo jefe de Estado.

El miércoles 20 de enero esta transferencia será diferente debido a que Trump abandonará Washington horas antes de la investidura del líder demócrata.

Según los expertos, el ‘balón nuclear’ seguirá a Trump hasta el momento en que deje de ser reconocido como máxima autoridad de los Estados Unidos, es decir, hasta que un nuevo mandatario tome juramento.

Según Stephen Schwartz, un miembro senior no residente del Boletín de científicos atómicos, existen salvaguardas para garantizar una transición fluida del control nuclear de un saliente gobernante a su sucesor, independientemente de las circunstancias extraordinarias.

Hay al menos tres o cuatro ‘balones nucleares’ idénticos: uno sigue al presidente, otro al vicepresidente y uno tradicionalmente se reserva para el sobreviviente designado en eventos como tomas de posesión y discursos del Estado de la Unión”, detalló el especialista para CNN en español.

Schwartz sostuvo que el 20 de enero “los balones nucleares estarán fuera de la ciudad con sus designados”. Por lo tanto, solo estaría en Washington el maletín de Mike Pence. Este pasaría a manos de Biden “a menos que la Oficina Militar de la Casa Blanca haya preparado otro de respaldo”, detalló.

Además del balón nuclear, el gobernante debe llevar consigo una tarjeta de plástico conocida como la “galleta” en todo momento. Esta contiene códigos alfanuméricos que identifican positivamente al mandatario para autorizar un lanzamiento nuclear.

Pasado el mediodía (hora en la que Biden es investido), los códigos únicos de Trump se desactivarán. Además, el ayudante militar, que acompañó en todo momento al magnate y que porta el maletín nuclear, regresará a Washington con el balón. De igual manera, las claves del nuevo presidente serán habilitadas.

Esta autoridad del mandatario sobre el armamento nuclear se encuentra en la Constitución. Asimismo, la carta magna establece que dicho poder expira cuando un nuevo gobernante juramenta al cargo.

«Según la 20ª Enmienda, y sin ninguna invocación de la 25ª Enmienda que convertiría a Mike Pence en presidente interino, Donald Trump es presidente hasta las 11:59:59 am del 20 de enero. Hasta ese momento, tiene única autoridad legal para autorizar el uso de todo o parte del arsenal nuclear de Estados Unidos», dijo Schwartz.

Es decir, si Trump ordena un lanzamiento nuclear a las 12.01 p. m. , esta orden se considera ilegal y los generales a cargo de recibir la solicitud pueden negarse a ejecutarla.

Asimismo, si el magnate autoriza un ataque antes que deje de ser presidente, este debe tener un objetivo legítimo, un objetivo militar claro y ser proporcional. Si no cumple con estos requisitos, el mandato también se cataloga como ilegal.

Si un mandatario insiste en impulsar órdenes ilegales, un comandante militar no tendrá más opción que renunciar.