EN VIVO - Tokio 2020: sigue aquí las últimas noticias de los Juegos Olímpicos

El final de la era Merkel y un nuevo inicio para Alemania

José Alván

Con 15 años como canciller, Angela Merkel decidió no presentarse en las elecciones generales del 26 de setiembre. Foto: AFP
Con 15 años como canciller, Angela Merkel decidió no presentarse en las elecciones generales del 26 de setiembre. Foto: AFP

Decisivo. Partido conservador alemán eligió a Armin Laschet como la figura política que reemplazará a la canciller. Su salida representa uno de los 10 riesgos más elevados que enfrentará el mundo en este nuevo año.

Publicidad

Los días para el fin de la era Merkel comenzaron a contarse desde el último sábado, cuando los miembros del partido conservador alemán eligieron a Armin Laschet como nuevo presidente de la Unión Demócrata Cristiana (CDU). En tanto, esta decisión representa también un nuevo inicio para el liderazgo político del país y su influencia dentro de la Unión Europea (EU).

Con el peso de 15 años como canciller de Alemania, Angela Merkel ha decidido no presentarse en las elecciones generales del 26 de setiembre, y su agrupación optó por no dejar morir su modelo y lineamiento político al nombrar a un nuevo sucesor.

El centro de estudios Eurasia Group sostiene que el fin a los años de mandato de Merkel representa uno de los 10 riesgos que afrontará el mundo en este 2021, junto con otros eventos tan elevados como la crisis política de Estados Unidos, tras la llegada de Joe Biden a la presidencia, o el impacto económico que ha dejado la pandemia del coronavirus.

Importante legado

“El legado de Merkel es mixto”, señala Constanze Stelzenmüller, analista del centro de investigación Brookings Institution para el diario El País. En 2005 llegó al poder como la primera canciller de Alemania desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Consigo no llevaba la bandera del europeísmo. Sin embargo, tras varios años de tensas relaciones, ha colocado a Europa en el eje de casi todas sus políticas.

“Su decisión de abrir las fronteras de Alemania a millones de refugiados en 2015 fue un acto de humanidad, pero permitió el ascenso de la extrema derecha de AfD”.

Fue justo el problema de la crisis de los refugiados lo que sacudió el caudal de popularidad política de la canciller en Alemania y su estabilidad como líder de la UE. Mas supo sobreponerse con el auspicio de un polémico acuerdo con Turquía que frenó el éxodo sirio hacia Europa. Salvo esa traba, su carácter frente al organismo internacional se mantuvo siempre firme y solo en la recta final ha compartido los esfuerzos con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, en el marco de importantes políticas.

“Merkel merece reconocimiento por haber mantenido unida y a flote a la UE a través de numerosas y grandes crisis, pero su liderazgo nunca ha estado impulsado por un genuino interés europeo, sino por los intereses alemanes”, explicó Alberto Alemanno, profesor de la École des Hautes Études Commerciales de París para el medio español.

El papel de Merkel ha sido clave también en las negociaciones para el brexit, la salida de Reino Unido de la UE, pues dio prioridad a la protección de la integridad del mercado interior europeo.

Llamado a la unidad

Angela Merkel afirmó el último viernes 15, antes de las elecciones dentro de su partido, que la pandemia del coronavirus se ha convertido en la “prueba más dura” que tensiona la economía y exige esfuerzos de muchas personas.

Ante la platea defendió que durante su gestión siempre ha actuado “con responsabilidad” frente a los grandes retos del país, entre ellos la migración y la crisis económica de la eurozona. Después de todos esos desafíos, la pandemia representa ahora un reto “de dimensiones desconocidas” que exige “sacrificios que antes no hubiéramos imaginado”.

Tras saber los resultados que ubicaron a Armin Laschet como la persona que reemplazará en el cargo a la que fue considerada durante mucho tiempo la mano derecha de Merkel, Annegret Kramp-Karrenbauer, que la sucedió en la presidencia en 2018 y dimitió en 2020 por no lograr aunar los apoyos necesarios en el partido, la canciller felicitó la victoria y dijo que espera empezar a trabajar de inmediato juntos por el país.

Estas elecciones en la CDU eran decisivas para el futuro de Alemania, ya que el ganador, en este caso Laschet, queda en muy buena posición para ser el candidato a canciller del partido en las elecciones legislativas del 26 de setiembre para suceder a Merkel, de 66 años, que lleva en el poder desde 2005.

La dura responsabilidad del sucesor

Armin Laschet, de 59 años, es presidente de la tierra federal más poblada de Alemania, Renania del Norte-Westfalia. Es un firme partidario de la política de Merkel, conocido en el país por su creencia en la integración y el compromiso.

Nació en una familia católica romana, lo que contrasta con la mayoría protestante que domina la política alemana.

Obtuvo una licenciatura en Derecho y trabajó como periodista antes y durante su carrera política temprana. En 1994 fue elegido miembro del Bundestag alemán y en 1999 se convirtió en miembro del Parlamento Europeo. En 2005 entró en la política.

Importante

Victoria. Con una mayoría de 521 votos a favor sobre un total de 1.001, Laschet recibió más apoyos que Friedrich Merz (466 votos), rival histórico de la canciller y favorable a un giro a la derecha en el partido, según los resultados de esta votación.