Cierran el Capitolio de EE. UU. por una “amenaza de seguridad externa”

“Manténganse alejados de las ventanas y puertas exteriores”, instó la Policía del Capitolio. “Si están fuera, busquen refugio”, añadió a pocos días de la investidura de Biden.

Los centinelas de la Marina de la Casa Blanca aseguraron la puerta del frente este del Capitolio de Estados Unidos. Foto: EFE
Los centinelas de la Marina de la Casa Blanca aseguraron la puerta del frente este del Capitolio de Estados Unidos. Foto: EFE
Mundo LR

El Capitolio de Estados Unidos (EE. UU.) en Washington D.C. fue cerrado la mañana de este lunes 18 de enero debido a una “amenaza de seguridad externa”, como lo calificó la Policía local en la advertencia emitida para exhortar a la población a mantenerse alejada del lugar.

“Todos los edificios dentro del complejo del Capitolio: amenaza externa de seguridad, no se permite la entrada o salida, manténganse alejados de las ventanas y puertas exteriores. Si están fuera, busquen refugio”, afirmó la Policía del órgano legislativo, citado por RT.

El miércoles 20 de enero está prevista la toma de posesión del presidente electo de EE. UU., Joe Biden.

Testigos reportaron humo que salía de las cercanías del Capitolio, donde el 6 de enero pasado se perpetró un asalto por parte de seguidores del mandatario saliente Donald Trump, precisamente para impedir que el Congreso certificara la victoria electoral de Biden.

El Departamento de Bomberos precisó que hubo un incendio en una calle cercana en la capital estadounidense, puntualmente en el bloque 100 de la calle H. “Esto explica el humo que muchos han visto”, afirmaron.

Mientras que la Policía del Capitolio indicó que actualmente no hay ningún incendio dentro del campus de la sede legislativa.

La Guardia Nacional se encargó de cerrar el Capitolio de Estados Unidos. Foto: EFE

Y minutos después la Policía del Capitolio anunció al personal que tienen la situación bajo control y ya pueden regresar, reportó NBC.

Desde la semana pasada se sabía que tanto el Capitolio como la Casa Blanca serían reforzadas por más de 20.000 soldados en un intento de disuadir futuras protestas violentas ante la inminente asunción de Biden.

El FBI ya tiene 37 personas investigadas por el caso del policía Brian Sicknick, uno de los cinco fallecidos durante los disturbios del 6 de enero.