EE. UU. ante otro cambio: los desafíos que afrontará Joe Biden

Apuro. Con un país polarizado y una mayoría ajustada en el Congreso, Joe Biden buscará frenar el impacto de la pandemia desde el próximo 20 de enero.

Demócratas. Biden y Harris asumirán el Ejecutivo con EEUU como la nación con más contagios y decesos por la pandemia. Foto: AFP
Demócratas. Biden y Harris asumirán el Ejecutivo con EEUU como la nación con más contagios y decesos por la pandemia. Foto: AFP
Adolfo Cuicas

En Estados Unidos es rutinario que haya cambios de gobierno, producto de su sistema bipartidista, pero así como Donald Trump revirtió parte del legado de Barack Obama, ahora el presidente electo Joe Biden se abre a un escenario parecido.

“Se van a revertir muchas cosas, en el seguro de salud, en medio ambiente”, afirmó Gisela Sin, doctora en Ciencia Política.

Aun así opinó que el viraje no será total, porque Biden buscará un “punto medio”, en la relación con China y la guerra económica iniciada bajo la gestión de Trump, verbigracia.

El demócrata asumirá el 20 de enero “un país en crisis”, de acuerdo a la experta de la Universidad de Illinois.

“Recibe un país en crisis, con una pandemia que deja cuatro mil personas muertas por día, que no tiene un plan sobre qué hacer, cómo solucionarlo; lo tiene que hacer de cero”, remarcó.

Ante esto ya anunció un plan que presentará ante el Congreso para reimpulsar la economía y contener el coronavirus.

Los desafíos de Biden

Analistas coinciden en que los principales retos para la próxima administración serán la pandemia, la situación económica y las divisiones políticas.

Para afrontar las dos primeras, Biden espera que el Congreso apruebe su “plan de rescate y recuperación de dos pasos”.

“No es difícil ver que estamos en medio de una crisis económica que ocurre una vez en varias generaciones, con una crisis de salud que sucede una vez en varias generaciones”, sentenció el demócrata.

Sin señaló que a largo plazo Biden también deberá enfrentar unas “cortes muy conservadoras”, luego de que Trump lograra aprobar un sinnúmero de designaciones en todo el país. Incluso en la Corte Suprema, donde permanecen de forma vitalicia, hay seis jueces conservadores y tres considerados progresistas.

“Estos jueces no van a interpretar la ley de forma muy laxa, más bien la van a interpretar de forma muy conservadora y esto puede afectar el tema de las regulaciones con el cambio climático, por ejemplo, que son regulaciones que deben hacerse con la burocracia”, dijo.

En uno de sus debates con Trump, el presidente electo prometió que su primera acción en el cargo sería volver al Acuerdo de París. Mientras que en diciembre señaló que lanzarán “ambiciosos planes” contra “la amenaza existencial de nuestra época, el cambio climático”.

Para eso también necesitará del Congreso, donde tiene mayoría ajustada en la Cámara baja y demócratas y republicanos tienen la misma cantidad de curules en el Senado, por lo cual la vicepresidenta electa, Kamala Harris, desempatará cada votación. Es decir, “no pueden perder ni siquiera un voto”, acotó la doctora.

La decisión del partido

A diferencia de Obama, Biden tendrá cuatro años con un Partido Demócrata fragmentado. Por un lado está el bloque moderado y por el otro la sección más progresista, con el senador Bernie Sanders y la congresista Alexandria Ocasio-Cortez (AOC) a la cabeza.

“Se va a enfrentar a un partido con ala liberal, con AOC y Sanders, que van a intentar políticas más del ala izquierda, y aquellos demócratas que son más conservadores, especialmente en el Senado, aquellos que ganaron en distritos moderados”, avisó la especialista.

Para Biden será fundamental decidir “dónde va a posicionar cada una de las políticas de su Gobierno”, añadió.

En medio Estados Unidos, envuelta en una división azuzada por Trump y agravada tras el asalto al Capitolio, traducida en “una crisis social, de identidades”, apuntó Sin.

“Debemos actuar”, afirmó Joe Biden el viernes. “No solo tenemos un imperativo económico de actuar ahora, tenemos una obligación moral”.

Resguardan Capitolio para la investidura

Parte de la Casa Blanca y del Capitolio fueron cercados con vallas de tres metros y ya son vigilados por la Guardia Nacional en un intento de disuadir futuras protestas en la investidura de Joe Biden.

Más de 20.000 soldados se encargarán de la seguridad para apoyar al cuerpo del Capitolio. También se le sumará las alertas del FBI y el Pentágono en caso de una emergencia como la del asalto al Congreso.

El viernes arrestaron a un hombre que intentó entrar en el perímetro cercado del centro de Washington con una acreditación falsa, al menos un arma y más de 500 balas de munición.