Se vuelve a suspender ejecución de la única presa en el corredor de la muerte

Mundo LR

larepublica_pe

12 Ene 2021 | 11:07 h
Relatores de la ONU consideraron que el asesoramiento legal que recibió Lisa Montgomery pudo ser inadecuado. Foto: EFE
Relatores de la ONU consideraron que el asesoramiento legal que recibió Lisa Montgomery pudo ser inadecuado. Foto: EFE

Lisa Montgomery iba a recibir la inyección letal este 12 de enero. Sin embargo, horas antes, un juez de EE. UU. ordenó suspender la ejecución a pedido de sus abogados.

Un juez de Estados Unidos suspendió la ejecución de Lisa Montgomery, horas antes de convertirse en la primera reclusa a la que las autoridades federales aplicarían la pena capital en casi 70 años.

Según informa CNN, el juez James Hanlon ordenó la suspensión a la espera de que se celebre una audiencia de competencia sobre el caso, para la que todavía no se ha fijado fecha. El pedido fue realizado por los abogados, quienes argumentan que la salud mental de su clienta es incompatible con la ejecución.

A Montgomery, de 52 años y encarcelada en la prisión de Terre-Haute, en el estado de Indiana, se le debía administrar una inyección letal este martes 12 de enero por la noche, 16 años después de matar a una mujer embarazada para robarle su feto.

“Las informaciones presentadas (…) contienen muchas pruebas de que el estado mental actual de Montgomery se aleja tanto de la realidad que le impide comprender racionalmente el motivo del gobierno para su ejecución”, justificó el juez.

El magistrado indicó que el tribunal fijará una fecha para otra audiencia destinada a evaluar su salud mental. La justicia ya había suspendido la ejecución de Montgomery en noviembre 2020 porque sus abogados habían dado positivo al coronavirus.

El caso de Lisa Montgomery

Lisa Montgomery fue condenada en 2007 por haber estrangulado en 2004 a una mujer de 23 años, que estaba embarazada de ocho meses, para llevarse a su bebé, que luego fue recuperado sano y salvo por las autoridades.

Sin negar la gravedad de su crimen, la semana pasada, sus defensores pidieron clemencia al presidente de los Estados Unidos, el republicano Donald Trump.

Montgomery padece trastornos mentales, fruto de violaciones en grupo durante su infancia, según los abogados que pidieron al mandatario conmutar la pena capital por cadena perpetua.

Trump, un firme partidario de la pena de muerte, no respondió por el momento a la petición de la mujer, que debía convertirse en la primera ejecutada por las autoridades federales desde 1953.

Diez hombres ejecutados

Desde la reanudación en julio de las ejecuciones a nivel federal en los Estados Unidos, tras 17 años de pausa, a diez hombres se les ha aplicado la pena capital en la prisión federal de Terre-Haute, donde cumple condena Montgomery.

Antiguos guardias de la penitenciaría de Terre-Haute, por su parte, han escrito al secretario de Justicia en funciones, Jeffrey Rosen, para pedirle que posponga estas ejecuciones “hasta que el personal penitenciario esté vacunado contra el coronavirus”.

Una ejecución requiere que decenas de personas permanezcan en un entorno cerrado, ambiente propicio para la propagación del virus. Por esta razón, los estados de ese país han suspendido las ejecuciones durante meses.

El Gobierno de Donald Trump ha hecho todo lo contrario y se ha mostrado partidario de proceder con las ejecuciones lo más rápido posible antes de dejar el poder.

Con información de EFE y AFP.