Donald Trump enfrenta una posible inhabilitación

Adolfo Cuicas

Adolfcui

10 Ene 2021 | 4:42 h
Pedido. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, abogó el sábado junto a otros representantes por un 'impeachment' contra Trump, a quien consideró "peligroso para nuestra nación". Foto: EFE
Pedido. El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, abogó el sábado junto a otros representantes por un 'impeachment' contra Trump, a quien consideró "peligroso para nuestra nación". Foto: EFE

EE. UU. En más de 200 años ningún presidente de Estados Unidos ha vivido dos procesos de juicio político. Empero, los demócratas preparan una baraja de acciones contra Trump.

La democracia más longeva del mundo jamás ha presenciado dos procesos de destitución a un presidente, pero este 2021 puede dejar un nuevo hito.

La cruenta revuelta del miércoles en el Capitolio llevó a los demócratas al hastío y ahora tienen previsto para mañana iniciar el proceso de juicio político (‘impeachment’) contra Donald Trump.

En el texto, al que tuvo acceso la cadena local CNN, acusan a Trump de “incitar deliberadamente la violencia” al pedir a sus partidarios que marcharan hasta el Capitolio para interferir en la ratificación del Congreso de la victoria de Joe Biden.

“En todo esto, el presidente Trump puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de gobierno. Amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió en la pacífica transición del poder y puso en peligro a una rama coordinada del gobierno”, dice.

Ya en febrero, el Senado, de mayoría republicana, absolvió a Trump del ‘impeachment’.

Expertas consultadas por este diario afirmaron que probablemente se repita el resultado. En la Cámara de Representantes sería aprobado porque está bajo control demócrata, pero en la Cámara Alta permanecen varios aliados de Trump.

Inhabilitación incluida

Conscientes de la dificultad, los demócratas planean incluir en el proceso la inhabilitación de Trump para ocupar futuros cargos políticos. Puntualmente, en el borrador mencionan “descalificación para ocupar y disfrutar de cualquier cargo de honor, confianza o beneficio bajo los Estados Unidos”.

“Hay diferentes caminos. Es imposible saber hoy qué continúa, pero, sin duda, los demócratas presionarán en aras de sentar un precedente y de intentar frenar una posible reelección en 2024”, aseguró Karol Solís, candidata a doctora de la Universidad Internacional de Florida.

Con esto la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el resto de la bancada buscarían convencer a algunos republicanos que plantean presentarse a las elecciones presidenciales de 2024 y saben que el mandatario saliente mantiene un fuerte respaldo.

“La congresista Pelosi, que es quien iniciaría el proceso en la Cámara, ha pedido a Trump renunciar; sabemos que esto es aun más improbable. Ella ha indicado que de no hacerlo mantendrá las puertas abiertas tanto para proceder con el ‘impeachment’ como para acudir a la enmienda 25”, añadió Solís.

Con este instrumento legal el vicepresidente debería declarar por escrito que Trump “es incapaz” de desempeñar el cargo, pero Mike Pence ya se negó.

¿Fin de la era Trump?

Para Jennifer Piscopo, doctora en Ciencia Política, aunque el magnate abandonará la Casa Blanca en pocos días, no se puede hablar del final de la era Trump, porque “el

trumpismo vive”.

“El movimiento conservador, populista y racista que fomenta no desaparece, y aun ahora hay políticos —como el senador Josh Hawley de Missouri y la gobernadora Kirsti Noem de Dakota de Sur— que han adoptado su discurso, buscando ser los próximos líderes de esa gente”, opinó.

Piscopo, de la Occidental College, indicó que “en todos los estados hay políticos que siguen diciendo que no respetan los resultados de las elecciones, que era fraude”.

Trump, quien superó en noviembre la cantidad de votos (74 millones) obtenidos en 2016, recién reconoció su derrota el jueves, pero anunció que no asistirá a la toma de posesión de Biden el próximo 20 de enero.

En un video publicado en Twitter, antes de que la red social suspendiera permanentemente su cuenta, sostuvo que “esto es solo el comienzo de nuestra pelea”.

Solís consideró que a largo plazo la administración Biden podría “emprender acciones para revisar actos de criminalidad” luego de lo ocurrido el miércoles en Washington.

“El hecho del ‘impeachment’ es simbólico pero sumamente importante”, afirmó por su parte Piscopo. “Es probable que logren el voto en la Cámara Baja, pero no el juicio. Sin embargo, es importante tener el voto, porque se necesita señalar que hay consecuencias para fomentar la violencia política, como él hizo con sus partidarios el miércoles”, instó.

Entretanto, Trump se mantiene en mutis luego de que perdiera la opción de tuitear. En su último mensaje, hasta el cierre de esta edición, acusó a Twitter de coligarse con los demócratas y “la izquierda radical”.

“¡No nos callarán!”, aseguró Trump, minutos antes de que la compañía eliminara su tuit.

El asalto que dinamitó la administración Trump.