Lo que se sabe del policía que murió baleado en el asalto del Capitolio

Mundo LR

larepublica_pe

09 Ene 2021 | 15:39 h
La Republica
Brian Sicknick llevaba trabajando para la Policía del Capitolio desde 2008 y más recientemente sirvió en la Unidad de Primeros Auxilios. Foto: AFP

Brian Sicknick, quien trabajaba como agente del Capitolio desde 2008, sufrió un “colapso” tras ser acribillado. Fiscalía General abrirá un caso criminal federal por su muerte.

Brian Sicknick, un agente de la Policía del Capitolio que resultó herido durante el asalto al Congreso de Estados Unidos, falleció el último jueves 7 de enero, después de más de 24 horas de convalecencia.

El uniformado fue tiroteado “mientras se enfrentaba físicamente a los manifestantes” que invadieron el Congreso, y sufrió un “colapso” cuando volvió a su oficina, por lo que le trasladaron al hospital, explicó un portavoz de ese cuerpo policial en un comunicado.

Brian Sicknick llevaba trabajando para la Policía del Capitolio desde 2008 y más recientemente sirvió en la Unidad de Primeros Auxilios.

La confirmación oficial se produjo dos horas después de que la Policía del Capitolio desmintiera una información de la cadena CNN de que uno de sus agentes había muerto como consecuencia de las heridas sufridas durante el suceso de este miércoles.

Foto: AFP

Con la muerte de Brian Sicknick, ya son cinco las personas que perdieron la vida durante esos incidentes, que se produjeron tras una interrupción de la reunión de los congresistas para ratificar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de noviembre.

Los otros cuatro fallecidos identificados por las autoridades son manifestantes: Ashli Babbitt, una mujer de 35 años residente en San Diego (California, EE. UU.); Benjamin Phillips, de 50 años y de Ri (Pensilvania); Kevin Greeson, de 55 años, de Athens (Alabama); y Rosanne Boyland, de 34 años, de Kennesaw (Georgia).

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, ordenó izar a media asta las banderas en su honor. “El sacrificio del oficial Sicknick nos recuerda nuestras obligaciones para quienes servimos: proteger a nuestro país de toda amenaza extranjera o doméstica”, dijo en una nota.

La Fiscalía General de Estados Unidos, por su parte, abrirá un caso criminal federal por la muerte de Brian Sicknick. El caso está siendo investigado por la policía federal (FBI), por la sección de homicidios del Departamento de la Policía Metropolitana de la capital y por la policía del Capitolio.

Según la policía, en el asalto, en el que se produjeron tiroteos, los agentes fueron “atacados activamente” con tubos de metal y otras armas.

Debido a las críticas recibidas por el pobre dispositivo de seguridad establecido en torno a la sede legislativa ante una protesta convocada hacía días, el jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, anunció el jueves su renuncia.

Con información de EFE y AFP.