“Vergüenza”: expresidentes de EE. UU. condenan la violencia en el Capitolio

Desde George W. Bush hasta Barack Obama, los exmandatarios denunciaron la toma del Capitolio el último miércoles por un grupo de simpatizantes de Trump.

“La mecha fue encendida por Donald Trump”, denunció en Twitter el exmandatario Bill Clinton. Foto: composición LR – EFE
“La mecha fue encendida por Donald Trump”, denunció en Twitter el exmandatario Bill Clinton. Foto: composición LR – EFE
Agencia AFP

Los expresidentes de Estados Unidos, desde Jimmy Carter a Barack Obama, denunciaron las acciones violentas del miércoles 6 de enero en el Capitolio, calificadas de “vergüenza” y “tragedia”. También acusaron al mandatario Donald Trump de haber encendido la “mecha” de la insurrección.

“La historia recordará la violencia de hoy en el Capitolio, alentada por un presidente que mintió incansablemente sobre el resultado de una elección, como un momento de deshonra y vergüenza para nuestro país”, dijo en un comunicado el exmandatario Barack Obama.

“Pero nos estaríamos engañando si tratáramos esto como una sorpresa total”, agregó Obama, denunciando un aumento de la violencia en los últimos meses, alimentada por la negativa de los republicanos a “decir la verdad”.

El expresidente Bill Clinton también denunció un “asalto sin precedentes” a las instituciones estadounidenses, “alimentado por más de cuatro años de políticas envenenadas”.

“La mecha fue encendida por Donald Trump”, denunció el exmandatario.

Para el expresidente republicano George W. Bush la irrupción de partidarios de Trump en el Capitolio y la interrupción durante horas de la sesión de certificación de la victoria de Joe Biden en la elección presidencial era digna de una “república bananera”.

“Así es como se disputan los resultados electorales en una república bananera, no en nuestra república democrática”, indicó Bush en un comunicado sobre los disturbios provocados por partidarios del magnate republicano, que tildó de “insurrección”.

A sus 96 años, el expresidente demócrata Jimmy Carter, se mostró “preocupado” por los incidentes en la sede del Legislativo estadounidense, que tachó de “tragedia nacional” e instó a lograr una “solución pacífica”.