Israel vuelve al confinamiento por cuarta vez tras rebrote de la COVID-19

Mundo LR

Tras el reporte de 8.000 casos de coronavirus en un solo día, el Gobierno de Israel decidió el martes 5 de enero endurecer las medidas sanitarias. Foto: EFE
Tras el reporte de 8.000 casos de coronavirus en un solo día, el Gobierno de Israel decidió el martes 5 de enero endurecer las medidas sanitarias. Foto: EFE

Pese al aumento de contagios por el coronavirus, el país cuenta hasta el momento con la mayor tasa de vacunación per cápita, con alrededor de 1,5 millones de vacunados.

Publicidad

Tras el reporte de 8.000 casos de coronavirus en un solo día, el Gobierno de Israel decidió el martes 5 de enero endurecer las medidas sanitarias durante al menos 14 días más, decretando el cierre de escuelas y de negocios no esenciales.

Se trata del cuarto confinamiento que el país ordena desde el inicio de la pandemia, luego de que el anterior haya sido criticado por ineficaz al permitir que las escuelas y centros de trabajo no esenciales permanecieran abiertas sin ningún tipo de restricción.

Desde hace varios días, las autoridades sanitarias de Israel han instado al Gobierno a endurecer las medidas sanitarias contra la COVID-19, luego de que la población haya bajado la guardia con respecto a la enfermedad, debido a la sensación de seguridad que trae la actual campaña de vacunación.

Israel cuenta, hasta el momento, con la mayor tasa de vacunación per cápita, con alrededor de 1,5 millones de vacunados de sus 9,3 millones de habitantes, entre ellos el 55% de sus adultos mayores.

Luego de Israel, siguen los Emiratos Árabes Unidos, Bahrain, Estados Unidos y Reino Unido, en orden descendente.

El primer ministro Benjamin Netanyahu anunció que Israel espera vacunar a 150.000 personas por día. Si tiene éxito, 2,25 millones de israelíes serán vacunados en un mes y medio. Foto: EFE

Drásticas medidas

Entre las nuevas restricciones que el Gobierno de Benjamín Netanyahu ha impuesto a sus ciudadanos están las reuniones en el interior del hogar con al menos cinco personas y 10 al aire libre, mientras que se prohibirá salir de casa a más de un kilómetro salvo por motivos de salud o para adquirir productos de primera necesidad.

Para el mundo político, las nuevas restricciones han sido motivo de fricciones. El líder de la oposición, y también ministro de Defensa, Benny Gantz, ha apoyado las nuevas restricciones con la condición de que el sistema judicial permanezca abierto.

La postura del funcionario se debe al temor de que Netanyahu utilice las restricciones para retrasar el proceso de corrupción que existe en su contra.

Por otro lado, el ministro de Salud, Yuli Edelstein, ha defendido con “cero excepciones” el nuevo decreto contra la COVID-19, incluyendo las restricciones a los centros de culto ultraortodoxos después de que se haya registrado un aumento de los casos en estas comunidades.

Con información de Europa Press