Donald Trump prohíbe transacciones con aplicaciones chinas

Mundo LR

De acuerdo a la norma firmada por Donald Trump, China busca información “para promover su agenda de seguridad económica y nacional”. Foto: AFP
De acuerdo a la norma firmada por Donald Trump, China busca información “para promover su agenda de seguridad económica y nacional”. Foto: AFP

El decreto señala que la recopilación de datos amenaza con proporcionar a China y al Partido Comunista Chino información personal de los estadounidenses.

Donald Trump firmó este martes un decreto para prohibir las transacciones con ocho aplicaciones desarrolladas por empresas chinas, entre las que figuran Alipay, CamScanner, QQ Wallet, SHAREit, Tencent QQ, Vmate, WeChat Pay y WPS Office.

El objetivo de la norma es restringir el peligro que representan estas aplicaciones para los estadounidenses, pues se puede acceder a sus datos a través de teléfonos inteligentes, tabletas u ordenadores.

Esta recopilación de datos amenaza con proporcionar al Gobierno de la República Popular China y al Partido Comunista Chino acceso a la información personal y de propiedad de los estadounidenses, lo que permitiría a China rastrear la ubicación de los empleados y contratistas federales”, se puede leer en el decreto firmado por Trump.

La norma también menciona algunas intromisiones cibernéticas que han sido atribuidas a China y que comprometieron los datos de millones de ciudadanos estadounidenses al afectar su información personal. Por eso, se afirma en el decreto que lo que China busca es “promover su agenda de seguridad económica y nacional”.

“Estados Unidos debe tomar medidas agresivas contra quienes desarrollan o controlan aplicaciones de software conectadas en China para proteger nuestra seguridad”, señaló Trump en el texto.

El decreto tensa las relaciones entre Estados Unidos y China, previo a la toma de poder del nuevo presidente Joe Biden. No es la primera vez que el país asiático es acusado de ciberataques contra las empresas estadounidenses, lo que ha sido negado por el Gobierno chino que asegura que es Washington el que espía a empresas o personas de otros territorios.