Fernández tras aprobarse ley a favor del aborto: “Hoy somos una sociedad mejor”

Agencia EFE

larepublica_pe

30 Dic 2020 | 10:25 h
En el 2019, Alberto Fernández prometió, antes y después de ganar la presidencia, impulsar una ley con el fin principal de reducir los abortos clandestinos. Foto: AFP
En el 2019, Alberto Fernández prometió, antes y después de ganar la presidencia, impulsar una ley con el fin principal de reducir los abortos clandestinos. Foto: AFP

El presidente de Argentina se pronunció a través de su cuenta oficial de Twitter luego de que, con 38 votos a favor, 29 en contra y 1 abstención, el Senado decidiera finalmente aprobar el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, afirmó que la aprobación de la ley de interrupción del embarazo conlleva que se su país sea “una sociedad mejor que amplía derechos a las mujeres y garantiza la salud pública”.

El aborto seguro, legal y gratuito es ley. A ello me comprometí que fuera en los días de campaña electoral”, escribió el mandatario en su cuenta oficial de la red social Twitter.

“Hoy somos una sociedad mejor que amplía derechos a las mujeres y garantiza la salud pública. Recuperar el valor de la palabra empeñada. Compromiso de la política”, señaló el mandatario en su mensaje en la red social.

Tras haber sido aprobado el 11 de diciembre en la Cámara de Diputados de Argentina, el proyecto que legaliza el aborto voluntario hasta la semana 14 de gestación fue aceptado definitivamente por el Senado en la madrugada de este miércoles 30 de diciembre.

Esta es la segunda vez en la historia que un proyecto de este tipo se debate en el Congreso argentino, después de que en 2018 un texto similar, pero elaborado por una plataforma civil lograra ser aprobado por los diputados, pero no por el Senado, durante el mandato del conservador Mauricio Macri (2015-2019).

Ya en 2019, Alberto Fernández, antes y después de su triunfo electoral de octubre, prometió impulsar una nueva ley al asumir la Presidencia, con el fin principal de reducir los abortos clandestinos, que arriesgan la vida de las mujeres, en especial las que no pueden costear clínicas privadas donde, a pesar de ser ilegal, lo practican de forma segura.