EN VIVO - Barcelona vs. Atlético de Madrid: sigue minuto a minuto el partido por LaLiga

Katalin Karikó, la científica que sentó la base de la vacuna contra la COVID-19

Mundo LR

La profesora Katalin Karikó se desempeña como vicepresidenta senior de la empresa alemana BioNTech. Foto: difusión
La profesora Katalin Karikó se desempeña como vicepresidenta senior de la empresa alemana BioNTech. Foto: difusión

Katalin Karikó es húngara y emigró a EE. UU. en 1985. Su investigación fue considerada como arriesgada y le negaron financiamiento. Hoy, su aporte es la base de las vacunas de Pfizer y Moderna.

Miles de personas en el mundo han sido inmunizados por las vacunas de Pfizer y Moderna contra la COVID-19 hasta ahora. El fármaco pudo ser posible gracias a la investigación de Katalin Karikó, una bioquímica húngara que ha desarrollado gran parte de su carrera en la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos).

Karikó ha pasado años de su vida investigando todas las posibilidades terapéuticas del ARNm, el componente de ambas vacunas.

Ella ha descubierto y promovido la nueva manera de hacer vacunas que usan ARN mensajero y consiste en que las propias células crean una respuesta contra la respuesta de un agente externo.

“El ARN es algo completamente natural que está hecho de nucleótidos de plantas. No se utilizan bacterias ni nada desconocido. Los prototipos llevan en uso más de 10 años y son completamente seguros”, dijo Karikó en una entrevista a El País.

La investigadora ha logrado el estatus y el reconocimiento que tiene en la actualidad luego de trabajar de manera incansable. Sin embargo, sufrió muchos contratiempos.

“Siempre disfruté trabajando... imaginé todas las enfermedades que podría tratar”, expresó en otra conversación con The Telegraph.

Inició su investigación en 1978 en Hungría, su país natal. En ese momento, las investigaciones sobre ARNm eran nuevas y las posibilidades no estaban del todo claras. En 1985 se muda a EE. UU. con su esposo y su hija, de dos años, tras recibir una invitación de la Universidad de Temple, en Filadelfia. Tiempo después, se fue a la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania para continuar con su trabajo.

Katalin Karikó emigró a EE. UU. con su familia en 1985. Foto: difusión

Para Karikó, el camino no fue fácil. Muchos consideraban que su investigación era arriesgada y por tal motivo no invertían en ella. Todas las solicitudes que hizo fueron rechazadas y por no ser estadounidense y por necesitar una renovación de su visa tuvo que aceptar investigar con un rango inferior y con menor salario.

En 2004, Karikó y su colega Drew Weissman consiguieron desarrollar un método para utilizar ARNm sintético que combate enfermedades. Esto ha resultado ser la base de las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna.

La vacuna de Pfizer-BioNTech ha sido autorizada por 45 países hasta la fecha. Foto: AFP

Hoy, la profesora Karikó se desempeña como vicepresidenta senior de la empresa alemana BioNTech. El mundo de la ciencia destaca la labor de la investigadora húngara y esperan que en el futuro próximo sea ganadora de un premio Nobel.

“Cuando termine este sufrimiento humano, cuando terminen las dificultades y todo este tiempo terrible, y con suerte en el verano cuando nos olvidemos de los virus y las vacunas. Entonces sí que lo celebraré”, dijo Karikó a CNN sobre su aporte a la ciencia.