Disuelven Parlamento de Israel y habrá elecciones por cuarta vez en dos años

El colapso del gobierno se produjo después de que se venciera el plazo para aprobar un nuevo presupuesto, en medio de una crisis política entre el primer ministro y el titular de Defensa.

Netanyahu y Gantz formaron su coalición en mayo, después de luchar en tres elecciones consecutivas hasta topar con un punto muerto. Foto: AFP
Netanyahu y Gantz formaron su coalición en mayo, después de luchar en tres elecciones consecutivas hasta topar con un punto muerto. Foto: AFP
Mundo LR

El Parlamento de Israel se disolvió este martes 22 de diciembre a la medianoche, al vencer el plazo para acordar un presupuesto en medio de una crisis interminable entre el primer ministro Benjamín Netanyahu y el ministro de Defensa Benny Gantz.

De esta manera, el país de Medio Oriente se dirige a su cuarta elección en menos de dos años, que en principio sería en marzo del próximo año.

“Anuncio la disolución de la 23 Knesset (Parlamento) en este momento. Estamos en un período complejo y desafiante, lleno de controversia”, afirmó. Un debate social que “encontró su expresión natural aquí también en este edificio”, expresó el presidente de la Cámara, Yariv Levin, poco antes de la medianoche.

“Estamos embarcados en una campaña electoral difícil. Pido a todos que eviten el aumento de las tensiones y hagan todo lo posible para que la campaña electoral se lleve a cabo y finalice de manera ordenada y sin manifestaciones de violencia”, añadió.

El panorama de unos nuevos comicios parece ser una mala noticia para Netanyahu, cuya gestión de 11 años se ve repentinamente intimidada por un trío de excolaboradores descontentos a la cabeza de bancadas rivales, un proceso por corrupción y la crisis de salud por la pandemia del SARS-CoV-2.

La ronda electoral —que sigue a otras tres en 2019 y 2020— se llevará a cabo en plena crisis sanitaria, ante severos obstáculos económicos y un importante descontento de la ciudadanía hacia los políticos.

Durante los últimos días, mientras trataban de buscar un acuerdo en negociaciones que no rindieron, Netanyahu y Gantz insistieron que no querían elecciones, pero las discrepancias y la desconfianza recíproca se impusieron y su frágil coalición terminó luego de siete meses.

Aunque el premier pueda defenderse de sus rivales, es casi seguro que la nación será liderada por un político de derecha que se oponga a otorgar concesiones a los palestinos, lo que dificulta los ánimos de la administración entrante del mandatario electo de Estados Unidos, Joe Biden, de reiniciar los diálogos de paz.

El colapso del gobierno también podría significar el final de la corta carrera del ministro Gantz, cuya popularidad se desmoronó.

Con información de AFP y EFE.