VACUNAFEST - Todo sobre la jornada de inmunización para jóvenes de 25 años a más

Diputado alemán hospitalizado por COVID-19 luego de burlarse de la enfermedad

El pasado 20 de noviembre, Thomas Seitz llegó al Parlamento de su país con un mascarilla agujereada. Tras ser amonestado, dijo que los barbijos eran bozales.

El partido del diputado Seitz no ha dado un comunicado extenso y hablan de un "gripe". Foto: ABC
El partido del diputado Seitz no ha dado un comunicado extenso y hablan de un "gripe". Foto: ABC
Mundo LR

El diputado de Alemania Thomas Seitz, quien se había burlado de la enfermedad del coronavirus, dio positivo para la COVID-19 y fue ingresado a una clínica de la ciudad de Selva Negra, el jueves 17 de diciembre.

El 20 de noviembre, Seitz, del partido ultra Der Flügel, se colocó una mascarilla con agujeros al llegar al Parlamento alemán. Desde ese día, el político fue amonestado por parte de la vicepresidenta del Bundestag, Claudia Roth.

En el video del mes pasado, Roth le pidió a Seitz que se colocara un verdadero barbijo antes de dirigirse a sus colegas. Sin embargo, este hizo caso omiso y recurrió a otro tipo de mascarilla.

La vicepresidente le proporcionó una mascarilla esterilizada, pero el político no le creyó y aseguró que estaba contaminada. Acto seguido dijo que era un bozal.

El diputado, de 53 años, ahora requiere atención médica. Su partido ha guardado silencio y prefiere hablar de una “gripe”.

“Su pronóstico para una pronta recuperación es favorable, según los médicos que le están tratando”, reza un comunicado emitido por su oficina, según el periódico local Lahrer Zeitung.

Seitz había asegurado que “las mascarillas son una burla para todo el mundo”, y que solo sirven como “protección simulada”.

Lazy loaded component

Europa, la región con mas decesos por coronavirus, superó el medio millón de muertos, según un recuento de AFP.

El Viejo Continente volvió a ser el epicentro de la pandemia desde octubre —junto a los Estados Unidos—, y en los últimos siete días se han registrado cerca de 37.000 muertes, la cifra más elevada en siete días desde el inicio de la pandemia.