La comunidad hispana: el ‘gigante dormido’ que llevó a Biden a ganar en EE. UU.

Adolfo Cuicas

Joe Biden logró un electorado vital en Estados Unidos, a pesar de que Donald Trump mejoró sus números en la comunidad hispana. Foto: AFP
Joe Biden logró un electorado vital en Estados Unidos, a pesar de que Donald Trump mejoró sus números en la comunidad hispana. Foto: AFP

“El voto hispano ha resultado clave” para que Biden superase a Trump, concluyó The Hispanic Council. “Pedir su voto será una prioridad para ambos partidos en las elecciones venideras”, añadió.

Joe Biden era el favorito en las encuestas, lo fue durante las primarias demócratas y lo fue durante la campaña electoral que lo enfrentó al actual mandatario Donald Trump. Un favoritismo que se consolidó en las urnas, con el respaldo de la comunidad hispana.

Un apoyo indispensable para el exvicepresidente, ratificado el lunes 14 de diciembre por el Colegio Electoral como presidente electo, de acuerdo a un informe del ‘think tank’ independiente The Hispanic Council.

“Con los datos que se presentan en el informe y los ajustados márgenes en los que se ha movido la elección el voto hispano ha resultado clave”, respondió la organización en un cuestionario enviado por La República este martes 15 de diciembre.

Como ejemplo, mencionaron el caso de uno de los estados clave, Arizona, “donde la diferencia entre Trump y Biden fue de menos de 11.000 votos, el demócrata obtuvo una ventaja neta de 145.000–165.000 votos gracias a los hispanos”.

“Sin ellos, no hubiera podido ganar el estado y como este ejemplo muchos otros estados del país han seguido esta línea”, apuntó. Una tendencia que sumado a la alta participación despertó al ‘gigante dormido’ codiciado por los principales partidos en Estados Unidos (EE. UU.).

Hispanos en EE. UU.

Los demócratas obtuvieron un 66% del voto hispano, más del doble en comparación a los republicanos (32%). La estimación es que tuvieron entre 10,5 y 13,2 millones de los votos, mientras que los conservadores quedaron con un aproximado de 5,4 y 6,8 millones.

“A la comunidad hispana se le ha identificado muchas veces como un ‘gigante dormido’ ya que dado el gran número de hispanos que viven en EE. UU. su incidencia política, debido a la baja participación, era mucho menor de la esperada”, indicó.

Gráfico sobre el voto hispano en los últimos años. Foto: The Hispanic Council

En 2016, la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, totalizó un apoyo similar entre los hispanos, pero en esta ocasión se contabiliza entre cuatro y ocho millones más de personas que salieron a sufragar por Biden.

Por lo cual, los autores del reporte consideraron que “la verdadera revolución del voto hispano para los demócratas se ha producido por su movilización”.

“La comunidad hispana ha ido ganando peso, y en esta elección, con una mayor participación, ha sido más decisiva que nunca”, aseguraron, antes de garantizar que “esta tendencia solo se acrecentará en el futuro”.

El efecto Trump

El presidente saliente se niega a reconocer la victoria de Biden, un hecho protocolar que este martes 15 de diciembre ya cumplieron tanto el jefe de Estado ruso Vladimir Putin mediante un comunicado, como el brasileño Jair Bolsonaro en Twitter; algunos de los últimos en hacerlo en espera del Colegio Electoral.

Mientras tanto, The Hispanic Council reseña que Trump mejoró sus resultados entre los hispanos tras conseguir un 32%, cuatro puntos por encima de lo que logró hace cuatro años (28%). Incrementó su resultado a nivel nacional y le dieron la victoria en estados como Florida o Texas.

Elementos de biografía y del programa de Joe Biden, 46º presidente de Estados Unidos. Infografía: AFP

Muchas personas de ese grupo, como la comunidad cubana en Florida, forman parte del trumpismo que resurgió en las elecciones presidenciales de noviembre. Por esta razón, no queda claro cuál será la corriente ideológica que tomará la comunidad hispana.

“Esta elección ha evidenciado que la comunidad hispana no es monolítica. Por ejemplo, la ascendencia de los votantes marca mucho sus intereses”, agregó el laboratorio de ideas. De hecho, durante la época de George Bush (2001-2009) los republicanos obtenían hasta 40-44% de respaldo.

Apelar a su voto ahora es una obligación en Estados Unidos para llegar a la Casa Blanca, mientras la demografía demuestra que cada vez son más numerosos, a pesar de las medidas tomadas por Trump para frenar la migración.

“El voto hispano no es propiedad de ningún partido, es una comunidad con muchos matices y movilizar y pedir su voto será una prioridad para ambos partidos en las elecciones venideras”, finalizó The Hispanic Council.

PODCAST LR: Escucha el último episodio de Vuelta al Mundo