Gamaleya: consumo de alcohol afecta inmunidad y eficacia de la vacunación

Mundo LR

larepublica_pe

09 Dic 2020 | 20:00 h
La Republica
La vacuna rusa Sputnik V se produce en cooperación con el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF). Foto: AFP

Alexander Guintsburg, director del Centro, señaló que esta medida aplica “no solo para Sputnik V, sino también para cualquier otra vacuna”.

El Centro Gamaleya, desarrollador de la Sputnik V ―la vacuna contra el coronavirus registrada por Rusia— negó que esté prohibido consumir alcohol tras la vacunación, aunque señaló que este afecta inmunidad y eficacia del medicamento.

“Por supuesto, no se trata de una prohibición total del alcohol durante la vacunación. Es simplemente una limitación razonable de consumo hasta que el cuerpo haya formado su respuesta inmune a la infección de COVID-19”, dijo Alexander Guintsburg, director del Centro, citado por un comunicado del Fondo Ruso de Inversión Directa, el cual fue hecho público este miércoles 9 de diciembre.

El ejecutivo señaló que “esto es cierto no solo para Sputnik V, sino también para cualquier otra vacuna”.

En la víspera, la vice primera ministra Tatiana Golíkova instó a los inmunizados a no beber alcohol hasta que no hayan pasado 42 días después de recibir la inyección. En vísperas de las fiestas de fin de año, su declaración causó polémica en las redes sociales.

Sin embargo, Guintsburg ratificó que “es importante comprender que el consumo excesivo puede afectar significativamente la inmunidad y, por lo tanto, reducir la eficacia de la vacunación o hacer que no tenga ningún sentido”.

Del mismo modo, precisó que no se recomienda tomar medicamentos que supriman el sistema inmunológico en un plazo de 42 días mientras se establezca la inmunidad al coronavirus. Todas estas son las recomendaciones estándar para la vacunación a fin de lograr la máxima eficacia.

“Sin embargo, los médicos recomiendan abstenerse del alcohol durante 3 días después de cada inyección”, apostilló.

La vacuna rusa Sputnik V se produce en cooperación con el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF). Consta de dos componentes: el primero se basa en el adenovirus humano tipo 26, y el segundo, en el adenovirus humano recombinante del tipo 5. El medicamento se administra dos veces, en un intervalo de 21 días.

Los datos de la fase 3 de su ensayo clínico muestran su eficacia de más del 95% contra el coronavirus.