Israel vs. Irán: crece el miedo de una venganza por asesinato de científico

Agencia EFE,Agencia AFP,

larepublica_pelarepublica_pe

30 Nov 2020 | 4:22 h
Dolor. Principales autoridades iraníes lamentan la muerte de Mohsen Fakhrizadeh. Foto: AFP
Dolor. Principales autoridades iraníes lamentan la muerte de Mohsen Fakhrizadeh. Foto: AFP

Tensiones. Teherán no dejará impune la muerte del promotor de su programa nuclear. Jerusalén se blinda y el ejército menciona que responderá de forma severa a cualquier ataque. Estados Unidos aún no se pronuncia.

El jefe de Estado Mayor israelí, Aviv Kohavi, advirtió hoy a Irán de que seguirán atacando sus objetivos en Siria, en presunta referencia a la posibilidad de una represalia desde el país vecino por el asesinato del científico Mohsen Fakhrizadeh, considerado el padre del programa nuclear persa, atribuido a Israel.

“Nuestro mensaje es claro: continuaremos actuando tan enérgicamente, como sea necesario, contra el atrincheramiento iraní en Siria, y estaremos completamente preparados ante cualquier manifestación de agresión contra nosotros”, remarcó durante una visita de seguridad a los Altos del Golán sirios ocupados.

Respuesta calculada

Los iraníes han de calcular bien su respuesta al asesinato del científico si quieren evitar consecuencias nefastas para la estabilidad regional y el ya maltrecho acuerdo nuclear de 2015.

Consciente de los riesgos, el presidente iraní, Hasan Rohaní, adelantó que la respuesta de su país será “en el momento apropiado y de la forma adecuada”, evitando caer en la trampa que, a su juicio, ha preparado Israel, país al que acusan de estar detrás del magnicidio.

“La nación de Irán es inteligente como para caer en la trampa de la conspiración de los sionistas. Ellos están pensando en crear caos y disturbios pero nos hemos enterado de sus planes de antemano y no podrán alcanzar sus malvadas metas”, aseveró en un discurso la víspera.

Factor Biden

El presidente saliente de EEUU, Donald Trump, retiró a su país unilateralmente en 2018 del acuerdo nuclear con Irán y volvió a imponer duras sanciones al país persa. Su Administración ya ha adelantado que va a seguir aplicando nuevas sanciones hasta el último día, dificultando que Biden pueda dar marcha atrás.

El mismo Ben Rhodes, exasesor de Barack Obama, aseguró ayer en Twitter que el asesinato de Fakhrizadeh es “una acción intolerable destinada a socavar la diplomacia entre la Administración estadounidense entrante e Irán”.

Aunque la desconfianza es alta también hacia el futuro Gobierno de Biden, había cierta esperanza de mejora ante la posibilidad de su regreso al acuerdo nuclear y el consecuente alivio de las sanciones. O, al menos, de que hubiera menos presión.

ONU en alerta

Naciones Unidas llamó el último sábado a la “contención” después de que las tensiones aumentaran.

“Urgimos a la contención y a la necesidad de evitar cualquier acción que pueda llevar a una escalada de las tensiones en la región. Condenamos cualquier asesinato o ejecución extrajudicial”, dijo un portavoz de la ONU.

Dos muertes en el recuerdo

En el recuerdo de los iraníes aún está marcada la muerte del general Qasem Soleimani, poderoso comandante de la Fuerza Quds, que falleció en un bombardeo selectivo cerca de Bagdad, y Teherán respondió con un ataque con misiles a la Embajada de Estados Unidos.

Donald Trump se atribuyó esta muerte acusando a Soleimani de idear un plan para atacar EEUU.

Ahora Irán acusa al todavía inquilino de la Casa Blanca de otro ataque a su principal científico nuclear porque tiene miedo de que Biden regrese al acuerdo del que Trump salió en 2018.