Alcalde de Nueva York multa con $ 15.000 a organizadores de una boda

Agencia EFE

La Republica
“Si la gente está haciendo algo peligroso, no podemos permitir que suceda”, dijo el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio. Foto: EFE

“Además se ha impuesto una orden de cese de actividades en el edificio (donde se realizó el evento)”, indicó el burgomaestre Bill de Blasio.

Las autoridades de Nueva York (Estados Unidos) impusieron una multa de 15.000 dólares a los organizadores de una boda celebrada el último 8 de noviembre por un destacado miembro de la comunidad ultraortodoxa judía de la ciudad. Acudieron miles de personas a pesar de la crisis sanitaria debido al coronavirus.

“Si la gente está haciendo algo peligroso, no podemos permitir que suceda”, dijo este martes 24 el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, en referencia al evento, celebrado en la sinagoga Yetev Lev en el vecindario de Williamsburg, en Brooklyn, y cuyas actividades han sido suspendidas de manera cautelar.

En una rueda de prensa, De Blasio, que no confirmó el número de personas que acudieron a la ceremonia, aseguró que “más allá de la cifra, tanto si fueron cientos como miles, eran demasiados y parece que hubo un esfuerzo muy consciente de ocultar lo que estaba ocurriendo”.

“Una multa de 15.000 dólares es muy seria, además se ha impuesto una orden de cese de actividades en el edificio. Si hay más actividades inapropiadas, serían la causa para que el edificio fuera cerrado permanentemente”, agregó el alcalde.

El pasado domingo, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ordenó una investigación sobre lo ocurrido y afirmó que de ser cierto se trataría de “un flagrante desprecio de la ley y una falta de respeto a la gente de Nueva York”.

Se trataba de la boda de un nieto de un rabino hasídico de la que se publicaron varios videos en los que se podía ver a un gran número de asistentes sin mascarillas. El departamento de Salud había prohibido su celebración en octubre porque se consideró que violaba la prohibición de congregación masiva por la pandemia.

La comunidad ortodoxa se ha negado a cumplir con las restricciones impuestas por el coronavirus y han salido masivamente a la calle a protestar por las medidas sanitarias acusando a las autoridades de antisemitas.