Unicef planea una “operación histórica” para suministrar 2.000 millones de vacunas

Mundo LR

Unicef trabaja en la entrega de vacunas, jeringuillas y más equipos de protección para los trabajadores de primera línea. Foto: difusión
Unicef trabaja en la entrega de vacunas, jeringuillas y más equipos de protección para los trabajadores de primera línea. Foto: difusión

El organismo de la ONU trabaja con 350 aerolíneas y empresas de transporte para la entrega de los antídotos contra la COVID-19 a 92 países en el 2021.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) se encuentra en negociaciones con 350 grandes aerolíneas y empresas de transporte para suministrar a 92 países con 2.000 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus en el 2021.

“Mientras continúa el trabajo para desarrollar vacunas contra la COVID-19, Unicef está acelerando los esfuerzos con aerolíneas, empresas de carga, navieras y otras asociaciones de logística para suministrar vacunas vitales de la forma más rápida y segura posible”, comunicó la directora de la División de Suministros de la agencia, Etleva Kadilli.

Según Unicef, esta colaboración tiene que convertirse en una “operación histórica y descomunal” de entrega de vacunas, jeringuillas y más equipos de protección para los trabajadores de primera línea.

“Protegiendo a estos trabajadores, estamos protegiendo en última instancia a millones de niños que dependen de sus servicios críticos”, agregó la experta.

La agencia de la ONU, en colaboración con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se va a encargar de coordinar la compra y entrega de vacunas para 92 países con un nivel económico bajo y medio.

Cabe resaltar que Unicef tiene una amplia experiencia en campañas de vacunación. De hecho, es el mayor comprador de vacunas del mundo cada año. Sin embargo, las vacunas contra la COVID-19 les presentan una serie de retos, como los distintos requisitos de refrigeración.

Un ejemplo es el producto desarrollado por Pfizer y BioNTech —el primero en solicitar aprobación a las autoridades— que necesita mantenerse a 70 grados centígrados bajo cero. Este es un obstáculo que se encuentra en países menos desarrollados, donde los sistemas capaces de mantener esas temperaturas son escasos, aunque dicha empresa trabaja en equipos especiales para el envío de sus vacunas en tales condiciones.

Una niña recibe una dosis de vacuna para la polio en Yemen. Foto: Unicef

Unicef resalta la necesidad de una gran coordinación para evitar que el proyecto para la inmunización contra la COVID-19 afecte a otros programas de enfermedades.

“El apoyo de Gobiernos, socios y el sector privado será fundamental para transportar las vacunas de enfermedades mortales como el sarampión, la difteria y el tétanos, al igual que la COVID-19, de la manera más eficiente posible”, señaló Kadilli.

Desde octubre, Unicef comenzó a acumular más de 1.000 millones de jeringas para poder asegurar su disponibilidad en 2021, de cara a la vacunación contra la COVID-19.