COVID-19: paciente intubado toca violín en UCI para agradecer a los enfermeros

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

20 Nov 2020 | 16:49 h
Grover Wilhelmsen, de 70 años, tocó himnos de la iglesia y el Vals de Tennessee. Foto: Captura de YouTube

Aunque se hallaba intubado y no podía hablar, este maestro de orquesta jubilado quiso mostrar su gratitud a los trabajadores de salud de un hospital de EE. UU.

Grover Wilhelmsen, un maestro de orquesta jubilado que luchaba contra el coronavirus en un hospital de Utah (Estados Unidos), recurrió a su verdadera pasión, la música, para difundir alegría en la Unidad de Cuidados Intensivos. Contrajo el mal en octubre y su diagnostico empeoró en seguida.

A pesar de que permanecía intubado y no podía hablar, el paciente de 70 años quiso mostrar su gratitud a los trabajadores de salud del McKay-Dee, donde se hallaba internado, de modo que usó lápiz y papel para escribirle una nota a la enfermera Ciara Sase.

“Hacia la mitad de mi turno, él escribió: ‘Sabes, realmente quiero jugar aquí en el hospital. ¿Qué opinas de que mi esposa traiga mi violín y mi viola?’. Le dije: ‘Nos encantaría escucharte tocar, traería tanto brillo y positividad a nuestro entorno’”, señaló la sanitaria en un comunicado publicado por el centro el último martes 17 de noviembre.

Ella finalmente pudo conceder el deseo de Grover Wilhelmsen, se quedó en su habitación y lo monitoreó mientras tocaba himnos de la iglesia y el Vals de Tennessee.

Lazy loaded component

“Se me llenaron los ojos de lágrimas. Fue increíble que todo el personal viera a un paciente haciendo esto mientras estaba intubado. A pesar de que estaba tan enfermo, aún pudo seguir adelante. Se podía ver lo mucho que significaba para él. Tocar el violín le ayudó a calmar sus nervios y lo devolvió al momento”, relató Ciara.

El personal de la UCI se reunió alrededor de las puertas de vidrio cerradas de la habitación de Grover para escuchar y observar cómo tocaba.

“Estoy acostumbrado a que los pacientes se sientan miserables o estén sedados mientras están intubados, pero él convirtió una situación desafortunada en algo positivo. Este fue, con mucho, uno de mis recuerdos favoritos que he tenido en la UCI. Era una pequeña luz en la oscuridad de la COVID”, dijo Matt Harper, otro trabajador del hospital.

Después de pasar más de un mes luchando contra el nuevo coronavirus en este nosocomio, Grover Wilhelmsen fue dado de alta a un centro de cuidados intensivos a largo plazo, donde aguarda su recuperación.

Su esposa Diana ha contado a CNN que su cónyuge está demasiado débil para tocar, pero cuando recupere su fuerza tomará su violín y volverá a su pasión por la música. Lo único que desea ahora es que Grover pase en casa esta Navidad.

Video Recomendado