“Fraude” en las elecciones de EE. UU., la última carta que podría usar Trump si pierde

Varios expertos pronostican una victoria para el demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. De darse este escenario, ¿Trump aceptará la derrota? Analistas explican qué podría pasar.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuestiona la legitimidad de los votos por correo. Foto: AFP
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuestiona la legitimidad de los votos por correo. Foto: AFP
Itzia  Huillcahuari

Este martes 3 de noviembre, acontecen las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Se espera una participación importante de los ciudadanos durante la jornada; sin embargo, casi 100 millones de estadounidenses ya han emitido su voto por adelantado. Los sondeos preliminares anticipan una victoria para el retador Joe Biden, por lo menos en el conteo popular.

Ante la posibilidad de que el resultado sea el mismo para el voto electoral, el actual mandatario, Donald Trump, tendría que asumir su derrota y ceder el poder a Biden. No obstante, la actitud que ha demostrado desde que inició la campaña presidencial hace pronosticar a los analistas un intento de robo por parte del republicano.

“Aun así gane Joe Biden, es probable que Trump no reconozca su victoria (...) Puede plantear que hay fraude”, indica a La República el doctor en historia de Estados Unidos Norberto Barreto.

Este temor entre los expertos no es extraño. En más de una oportunidad, Trump ha insistido en que solo podría perder las elecciones a causa de un fraude. La razón para alegar esta posibilidad, según el presidente, es que los votos anticipados (principalmente los realizados mediante correo) no son fiables.

Trump también se ha negado repetidamente a comprometerse a ceder el poder de forma pacífica. En una entrevista, en julio, para el medio Fox News afirmó que, en caso de que los resultados de las elecciones den como ganador a Biden, no aceptaría fácilmente su derrota.

“Tengo que ver. No, no voy a decir simplemente que sí”, señaló en aquella ocasión. Una siguiente vez expresó: “Vamos a tener que ver qué pasa (...) No habrá transferencia, francamente, habrá una continuación”.

Terreno preparado para alegar fraude

El analista internacional Antonio Camborda considera que la posibilidad de plantear un fraude electoral puede ser viable al menos para los demócratas. La ventaja que lleva Biden a Trump en el voto popular por estados no es abismal, por lo que, si los resultados finales no son contundentes, sería factible para ellos dudar de su legitimidad.

“Puede generar una maniobra en el recuento para denunciar fraude electoral. De hecho, ya Trump ha dicho que puede haber fraude por usar el voto por correo. Entonces, como ha habido tantos votos por este medio, él fácilmente puede plantear invalidarlos”, explica Camborda.

El sistema electoral en Estados Unidos —en el que no son los votantes quienes eligen directamente al presidente, sino los miembros del Colegio Electoral designados por el voto popular— hace también que surja incertidumbre con respecto al conteo final.

Los estadounidenses elegirán hasta este 3 de noviembre a 538 compromisarios del Colegio Electoral, pero el conteo de esta primera parte tardará unos días debido al sistema de voto por correo. El próximo 14 de diciembre, el Colegio Electoral se reunirá recién para votar por el presidente y el vicepresidente. Y, en enero de 2021, el Congreso tendrá que avalar dicha votación.

“Veremos lo que ocurre (...) Creo que es terrible que no podamos saber los resultados de unas elecciones en una noche electoral, en tiempos modernos con computadoras (...) No sé si lo van a cambiar, pero en cuanto acaben estas elecciones, vamos a entrar con nuestros abogados”, amenazó Donald Trump el último domingo.

Para Barreto, la oportunidad que buscará Trump de invalidar las elecciones, en caso no gane, es mayor dado que cuenta con respaldo en la Corte Suprema. Cuando los candidatos no se encuentran conformes con los resultados de una elección, pueden llevar el caso a este tribunal para que los jueces sean quienes resuelvan el asunto.

Y como en la Corte Suprema hay actualmente una mayoría conservadora, luego de la designación de Amy Coney Barret como nueva jueza, “la mesa está servida para un robo”, asegura Barreto.

“Trump no es ni ha sido nunca un político que cree en la democracia. Es un demagogo, y como todo demagogo, sabe manipular la democracia para su beneficio”, opina.

Violencia poselecciones

Los expertos coinciden también en que, una vez que culminen las elecciones, a Estados Unidos le espera un escenario problemático, sin importar quién gane la presidencia. El panorama social y político en el país se encuentra sumamente polarizado, lo cual ha dado cabida a un creciente temor de posibles actos violentos.

Ya en los días previos, se han registrados algunos incidentes entre los seguidores de Donald Trump y Joe Biden. La posición del republicano, sin embargo, ha sido de respaldo frente a estas acciones por parte de quienes lo apoyan.

En una eventual victoria para Biden, Camborda cree que “si no gana con un porcentaje contundente, Trump va a reclamar fraude e intentará quedarse en la Casa Blanca”. Y si gana con más de diez puntos, por ejemplo, "va a originarse violencia de todas maneras”, precisa.

Según Barreto, en los últimos meses ha habido una compra récord de armas en los Estados Unidos. La gente ya prevé un escenario violento y “los negocios están poniendo protecciones a sus establecimientos, algo que nunca se hubiese pensado que se vería en una elección", manifiesta. “Va a ser muy feo”, agrega.

En otro panorama, con Trump como ganador, es más que seguro que un buen sector de estadounidenses tomará las calles, como ya lo ha venido haciendo, para protestar contra este supuesto resultado.

“Hay una malestar general contra Trump (...) Estados Unidos tiene serios problemas sea quien sea que gane", concluye Barreto.