Bélgica colapsa: pacientes con COVID-19 son enviados a otro país ante agresiva segunda ola

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

30 Oct 2020 | 11:05 h
Desde el lunes 19 de octubre, Bélgica aplica un toque de queda nocturno en todo el país y ha cerrado por completo durante un mes el sector hotelero. Foto: RTVE
Desde el lunes 19 de octubre, Bélgica aplica un toque de queda nocturno en todo el país y ha cerrado por completo durante un mes el sector hotelero. Foto: RTVE

Luego que hospitales pidieran a los médicos contagiados de coronavirus seguir trabajando, el número de pacientes fue en aumento hasta rebasar lo permitido.

Bélgica es el país más golpeado de Europa por la segunda ola de la COVID-19. El ministro de Salud, Frank Vandenbroucke, llegó a un acuerdo con su homólogo alemán Jen Spahn para trasladar a pacientes con coronavirus a hospitales de Alemania, tras el colapso sanitario que sufre la nación belga, informó el diario The Brussels Times.

“Estoy muy satisfecho con la actitud espontánea y muy generosa de nuestros colegas alemanes”, señaló Vandenbroucke y agregó que también se conversó con las autoridades de las regiones de Alemania fronterizas con territorio belga: Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado.

“Es un buen ejemplo de solidaridad europea”, ya que en “Alemania, hay muchas camas de cuidados intensivos”, agregó la autoridad. Poco después de ese anuncio, algunos pacientes de hospitales belgas ya fueron trasladados al vecino país.

Según el Instituto Nacional de Salud (Sciensano) de Bélgica, hasta el 28 de octubre un total de 5.924 camas estaban ocupadas por pacientes con coronavirus, aproximadamente 200 más durante el pico de infecciones de abril pasado.

Hospitales “superpoblados”

Las autoridades belgas han ordenado que los establecimientos de salud cuenten con 500 nuevas camas en las salas de cuidados intensivos y otras 300 para terapia intensiva, con respiradores artificiales. Además, se han suspendido tratamientos y consultas urgentes.

Los medios locales reportan que se avecina un “terrible” problema para Bélgica, donde los hospitales se encuentran al borde del colapso. La provincia de Lieja, fronteriza con Alemania, es una de las regiones de Europa más afectadas por la pandemia.

Desde el lunes 19 de octubre, Bélgica aplica un toque de queda nocturno en todo el país y ha cerrado por completo durante un mes el sector hotelero. Foto: AFP

Médicos con la COVID-19 seguían trabajando

Como consecuencia del aumento de casos y el número de admisiones hospitalarias, se solicitó a los médicos de la ciudad de Lieja (Bélgica) y otros 10 hospitales que sigan trabajando, aunque tengan coronavirus, pero no presenten síntomas, de acuerdo a BBC.

El director de la Asociación Belga de Sindicatos Médicos sostuvo a la BBC que “no tenían otra opción si pretendían evitar que el sistema hospitalario colapsara en unos días”. El doctor Philippe Devos reconoció que existía un riesgo obvio de transmitir el virus a los pacientes.

Hace unos días, el propio ministro de Salud, Frank Vandenbroucke, advirtió que el país estaba cerca de un “tsunami” de infecciones donde las autoridades “ya no controlan lo que está sucediendo”.

Con una incidencia acumulada de 1.390,9 casos de media por cada 100.000 habitantes, en 14 días ha superado a la República Checa (1.379,8), según el recuento diario del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés).

Medidas de prevención

Desde el lunes 19 de octubre, Bélgica aplica un toque de queda nocturno en todo el país y ha cerrado por completo durante un mes el sector hotelero. Aun así, las hospitalizaciones en el país belga se incrementan con 502 ingresos al día.

Video Recomendado