¿Por qué es histórico e inédito el plebiscito constitucional de Chile?

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

24 Oct 2020 | 15:03 h
Luego de ser pospuesto por la pandemia, el referéndum se llevará a cabo en medio de restricciones sanitarias y una economía debilitada. Foto: AFP
Luego de ser pospuesto por la pandemia, el referéndum se llevará a cabo en medio de restricciones sanitarias y una economía debilitada. Foto: AFP

En el referéndum pactado para mañana, la ciudadanía chilena decidirá si aprueban o rechazan reemplazar la actual Constitución heredada del régimen de Pinochet.

“La votación más importante desde el fin de la dictadura” o “la papeleta que marcará el futuro de Chile”, son algunas de las frases que se han repetido en los días previos al plebiscito constitucional del domingo 25 de octubre.

Más de 14 millones de chilenos decidirán si “Apruebo” o “Rechazo” reemplazar la actual Constitución heredada del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990). La segunda papeleta, en tanto, les consultará sobre cuál prefieren que sea el órgano en redactar la nueva Carta Magna.

Luego de ser pospuesto por la pandemia, el referéndum se llevará a cabo en medio de restricciones sanitarias y una economía debilitada. Esta consulta popular busca descomprimir la grave crisis social que estalló en octubre de 2019 y dejó 30 muertos y miles de heridos, según EFE.

¿Por qué se dice que es inédito e histórico?

Chile ha tenido solo tres constituciones (1833, 1925 y 1980) en sus 200 años de independencia, por lo que si gana el “Apruebo” este domingo, sería la cuarta Carta Magna, pero la primera redactada por una convención ciudadana elegida en votación popular.

El profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Diego Portales (Chile) y catedrático en la Universidad de Utrecht (Holanda), Javier Couso, explicó a EFE que la primera constitución nació tras una guerra civil, mientras que las dos últimas fueron redactadas “puertas adentro”, luego de dos golpes de Estado.

Sin embargo, la necesidad de llevar a referéndum una nueva constitución, emanó de las calles, siendo el pedido de una sola voz que se escuchó en las multitudinarias manifestaciones del año pasado.

Manifestantes quemaron dos iglesias en conmemoración del estallido social de octubre del año pasado. Foto: AFP

Los chilenos también tendrán que elegir si el nuevo texto debe ser redactado por una convención constitucional, formado por 155 ciudadanos elegidos para ese fin, o una convención mixta, integrada a partes iguales por parlamentarios.

“Es inusual que se consulte a la gente si quiere cambiar la Constitución, pero lo que es más inédito todavía es preguntarle el mecanismo. Creo que no hay antecedentes en Latinoamérica”, señaló a EFE la directora de la carrera de Ciencia Política de la Universidad de Chile, Claudia Heiss.

Legado de la dictadura

La Constitución de Pinochet, ideada por el ultraconservador Jaime Guzmán y aprobada en un cuestionado referéndum, ha sido reformada más de 50 veces en democracia, pero sigue siendo “ilegítima” para gran parte de la población.

Esas modificaciones permitieron “democratizar la elección de senadores” –algunos hasta era elegidos por militares- y “acabar con la inmovilidad de los comandantes en jefe”, señaló Couso.

Para el director ejecutivo del think-tank progresista Chile 21, Eduardo Vergara, el problema de la Constitución es que es “extremadamente rígida”, pues se requiere de dos tercios de los congresistas para cambiar sus capítulos más importantes.

Las modificaciones más importantes a la actual Carta Magna de Chile fueron en 1989 y de 2005. Foto: CNN Chile

“Está diseñada para que la derecha pueda frenar cualquier cambio con solo un tercio y es lo que ha ocurrido con la gran cantidad de iniciativas que buscaban un modelo más redistributivo”, agregó Heiss, para quien su inflexibilidad es solo comparable a la de Honduras.

Opiniones divididas

Para los partidarios del “apruebo”, la actual Constitución es la causante de las grandes desigualdades del país por fomentar la privatización de servicios básicos y “permitir que el desarrollo fuera desproporcionado para unos pocos a costa de unos muchos”, aseguró Vergara.

Sus detractores, sin embargo, creen que bajo este marco jurídico, Chile registró el periodo de mayor crecimiento de su historia y que los actuales problemas se solucionan con nuevas leyes y no con un proceso constituyente que genere “incertidumbre”.

Con información de EFE

Chile, últimas noticias:

Video Recomendado

Lazy loaded component