La izquierda latinoamericana celebra el triunfo de Luis Arce y la “reivindicación” de Evo Morales

Adolfo Cuicas

adolfo.cuicas@glr.pe Adolfcui

19 Oct 2020 | 21:55 h
Luis Arce (c) es el virtual presidente electo de Bolivia y, una vez sea proclamado por el TSE, gobernará la nación latinoamericana por unos cinco años. Foto: AFP
Luis Arce (c) es el virtual presidente electo de Bolivia y, una vez sea proclamado por el TSE, gobernará la nación latinoamericana por unos cinco años. Foto: AFP

“Este triunfo deshizo un relato que tenía como fin la justificación de un golpe de Estado”, afirmó el primer dominicano que se desempeñó como presidente del Parlamento Centroamericano.

Bolivia votó el año pasado por un cuarto mandato de Evo Morales (2006-2019), pero un supuesto fraude electoral desencadenó su dimisión y un interinato que se extendió mucho más de lo debido, producto de la pandemia.

Desde Argentina, donde está asilado, Morales fue declarado jefe de campaña del Movimiento al Socialismo (MAS) que decidió ir con Luis Arce y David Choquehuanca como los candidatos a la presidencia y vicepresidencia, respectivamente.

Arce, ministro de Economía durante 12 de los casi 14 años que Morales estuvo en el poder, es reconocido como el artífice del éxito económico boliviano y el domingo 18 de octubre se impuso en resultados preliminares a la derecha.

Lazy loaded component

Aunque el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no ha completado el cómputo oficial, el exjefe de Estado Carlos Mesa —segundo en las votaciones— reconoció la “contundente” victoria de Arce.

Posteriormente, varios líderes de América Latina, incluyendo el presidente Martín Vizcarra, se pronunciaron para felicitarlo, mientras que los exponentes de la izquierda festejaron por lo que consideran un triunfo ante el ‘golpe’ de Jeanine Áñez y la derecha internacional.

El político dominicano Manolo Pichardo, expresidente del Parlamento Centroamericano (Parlacen) y de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), fue uno de los que destacó el resultado obtenido por el MAS.

- ¿Cuál es su opinión sobre el resultado electoral en Bolivia?

Pienso que la contundente victoria del Movimiento al Socialismo (MAS), antes que una derrota electoral contra los rivales partidarios en la contienda, fue una reivindicación al expresidente Evo Morales, acusado de perpetrar un fraude electoral en las anteriores elecciones sin ninguna prueba que avalara esta afirmación y que, por demás, fue desmontada por instituciones de prestigio internacional.

Este triunfo deshizo un relato que tenía como fin la justificación de un golpe de Estado, como en efecto se dio, y la instauración de un Gobierno de facto que fuera creando las condiciones para el retorno por vía electoral de los sectores conservadores. Todo esto bajo la articulación de grupos de la derecha de Bolivia orientados por fuerzas extranjeras que usaron como instrumento al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) que ha devenido, en los últimos años, en la administración de Luis Almagro, en una suerte de avanzada de intereses extranjeros en la región para ir creando las condiciones que permitan a la geofagia foránea que se ha venido alternando desde 1492, la vuelta a la ocupación con el control de nuestros recursos naturales, nuestra economía y nuestra política.

- ¿Por qué cree que volvió a ganar el MAS con una mayoría abrumadora?

Ganó porque no perdió el pasado certamen. Y esa fuerza electoral que apoyó a Evo en el pasado torneo votó por su candidato en estos comicios, pero a esto se sumó una parte de la población que descubrió con indignación la infamia y pudo palpar de qué eran capaces los que, desde un Gobierno de hecho, podían hacer desde uno surgido bajo la legalidad de las urnas.

El resultado fue una expresión de la indignación popular que supo franquear las manipulaciones a través de grandes corporaciones mediáticas que, como siempre, cerraron filas en favor del gran capital y no del pueblo, de las grandes mayorías o del conjunto de la sociedad que espera del Estado equilibrio y justicia, no represión y la vuelta a la discriminación como ocurrió después del derrocamiento del Gobierno legalmente constituido.

- ¿Y cómo lee el resultado en clave regional? ¿Qué significa para América Latina y el Caribe?

No podemos ver el triunfo del MAS como un hecho aislado. Es parte del proceso de liberación nacional de América Latina que tuvo como punto de inicio la llegada al poder de Hugo Chávez, que comenzó a marcar una corriente dominante de fuerzas progresistas que, aunque con diferentes matices dadas por las particularidades históricas y sociales de cada uno de nuestros pueblos, marcó el inicio de una región que demandaba la definición de su propia agenda, la agenda que proyectara un destino fraguado en la voluntad libérrima de sus hombres y mujeres.

Este proceso interrumpido desde los golpes blandos con la judicialización de la política, la captación de militantes de izquierda —como Lenín Moreno en Ecuador o el propio Almagro— y toda suerte de estratagemas conspirativos frenó el proceso de liberación nacional que, con este triunfo, el del peronismo en Argentina y de Morena en México, se retoma para volver a la integración y el sueño de construir la patria grande.

Bolivia, últimas noticias:

Video Recomendado