Irlanda del Norte se aísla, ordena teletrabajo y anula vacaciones tras repunte de la COVID-19

Mundo LR

larepublica_pe

14 Oct 2020 | 11:51 h
La Republica
Con 1,9 millones de habitantes, Irlanda del Norte registra diariamente casi 1.000 nuevos casos. Foto: AFP

El gobierno norirlandés aplicó restricciones severas ante alza de contagios y se desligó del primer ministro Boris Johnson, quien afirma que un nuevo confinamiento es un “desastre".

Debido a un alza de casos de coronavirus, Irlanda del Norte ha anunciado las restricciones más duras impuestas en todo el Reino Unido, una medida de urgencia que ha incrementando la presión sobre Boris Johnson para que aplique un nuevo confinamiento, algo que el primer ministro considera un “desastre”, pero no quiso descartar.

“Se necesita una intervención urgente para interrumpir la propagación del virus y evitar que la situación empeore”, afirmó este miércoles 14 de octubre la jefa del gobierno autónomo norirlandés, Arlene Foster, al anunciar ante el Parlamento regional de Belfast las medidas que estarán en vigor cuatro semanas.

Con 1,9 millones de habitantes, Irlanda del Norte registra diariamente casi 1.000 nuevos casos. En todo el Reino Unido, el número de muertos por coronavirus supera ya los 43.000, más que cualquier otro país de Europa, y los contagios diarios ascienden los 17.000.

En este contexto, el líder de la oposición laborista, Keir Starmer, urgió a Johnson a instaurar un confinamiento de dos semanas para “romper el circuito” de los contagios.

Sin embargo, el primer ministro, que intenta a todo precio evitar un nuevo confinamiento nacional de catastróficas consecuencias económicas, aseguró ante la Cámara de los Comunes que este sería un “desastre”. “No queremos hacerlo, queremos un enfoque local”, aseguró, aunque dijo “no descartar nada, por supuesto, en la lucha contra el virus”.

En Irlanda del Norte, donde ya estaba prohibido reunirse en interiores con familiares y amigos, todos los bares y restaurantes tendrán que cerrar al público a partir del viernes, aunque podrán vender comida para llevar.

También cerrarán peluquerías, salones de belleza y masajes. Se desaconsejan los “viajes innecesarios”. Los comercios permanecerán abiertos, pero no podrán vender alcohol pasadas las 20.00 horas.

Además, todos deberán volver al teletrabajo, a menos que resulte imposible, y se pidió a las universidades que den sus cursos en línea. Las vacaciones escolares de octubre se ampliarán de una a dos semanas, hasta el 1 de noviembre.

Mientras tanto, en Inglaterra, solo la ciudad de Liverpool y sus alrededores, con 600 casos de coronavirus por 100.000 habitantes, entró el miércoles en el nivel “muy alto” de alerta, con el cierre de pubs y bares.

Reino Unido, últimas noticias: