China exhibe por primera vez sus potenciales vacunas contra la COVID-19 en una feria

Agencia AFP

Dos compañías farmacéuticas chinas exhibieron por primera vez en una feria comercial sus potenciales vacunas contra el coronavirus. Foto: AFP / Noel Celis
Dos compañías farmacéuticas chinas exhibieron por primera vez en una feria comercial sus potenciales vacunas contra el coronavirus. Foto: AFP / Noel Celis

Sus fabricantes esperan obtener el visto bueno de las autoridades para ponerlas en el mercado antes de que termine este año.

Dos compañías farmacéuticas chinas exhibieron por primera vez este lunes en una feria comercial en Beijing sus potenciales vacunas contra la COVID-19, en un momento en que China espera alejarse de las críticas occidentales por su gestión cuando empezó la crisis sanitaria.

Las dosis producidas por las empresas Sinovac Biotech y Sinopharm forman parte de algunos de los proyectos de vacuna más avanzados del mundo y generaron grandes expectativas en el país asiático.

PUEDES VER: Nicolás Maduro anunció que Venezuela probará las vacunas de Rusia y Cuba contra la COVID-19

Los visitantes acudieron en masa a Beijing alrededor de los stands de una feria comercial donde se exhibieron la vacunas. Las candidatas a vacunas están en fase 3, con ensayos en humanos, pero todavía no se pueden comercializar hasta que demuestren su seguridad y efectividad.

Las empresas Sinovac Biotech y Sinopharm forman parte de las principales candidatas a vacunas contra la COVID-19. Foto: AFP / Noel Celis

Sus fabricantes esperan obtener el visto bueno de las autoridades para ponerlas en el mercado antes de que termine este año.

Un funcionario de Sinovac sostuvo a la AFP que la empresa ya “terminó de construir una planta” capaz de producir 300 millones de dosis al año.

PUEDES VER: India superó a Brasil y ya es el segundo país con más contagios por coronavirus a nivel mundial

China está en el punto de mira de varios países occidentales, empezando por Estados Unidos, que la acusan de haber reaccionado demasiado tarde tras el descubrimiento del nuevo coronavirus en la ciudad china de Wuhan (centro) en diciembre del 2019.

El desarrollo en el país de una o más vacunas contra la COVID-19 permitiría a Pekín contrarrestar esta mala imagen.