ELECCIONES 2021 - López Aliaga, una derecha conservadora que atrapa votos de Fujimori

Bolivia: medicina rusa Avifavir será aplicada para la influenza

Mundo LR

larepublica_pe

04 Set 2020 | 17:03 h
Avifavir, medicamento hecho en Rusia. Foto: AFP.
Avifavir, medicamento hecho en Rusia. Foto: AFP.

El Gobierno dirigido por Jeanine Añez comunicó que algunos municipios querían distribuir el medicamento para combatir el coronavirus.

El Gobierno de Bolivia, dirigido actualmente por Jeanine Añez, aprobó el medicamento proveniente de Rusia Avifavir. Sin embargo, se especificó que la medicina será aplicada específicamente para la influenza y no para tratar el virus del coronavirus.

“La Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnología en Salud (Agemed) ha aprobado su importación, pero para el uso específico de influenza H1N1; no está aprobado para la COVID-19”, dijo el jefe nacional de Epidemiología, Virgilio Prieto.

PUEDES VER Reciclaje en tiempos de coronavirus: la necesidad se impone al miedo entre los trabajadores de Bolivia

El anuncio se hizo luego que los municipios del país altiplánico querían usar el Avifavir para frenar la pandemia del coronavirus.

El pasado 29 de agosto, Rusia firmó un contrato y autorización con el laboratorio Sigma para la fabricación y comercialización de la medicina en Sudamérica.

Municipios de Bolivia como El Alto y Sucre, habían informado que podrían incluir el Avifavir dentro de un paquete de medicamentos de manera gratuita para esas personas que están infectadas de coronavirus y no han recibido atención hospitalaria.

¿Qué es el Avifavir?

El Avifavir es un antiviral desarrollado en el país euroasiático a partir del Favipiravir, un medicamento japonés de alta eficacia contra la influenza.

A principios de agosto, el Fondo de Inversión Directa de Rusia anunció los acuerdos con siete países latinoamericanos, entre ellos Bolivia, para la entrega del fármaco. En el caso boliviano, el trato incluyó al Laboratorio Sigma, para su fabricación.

No se precisó cuáles serán los volúmenes de producción ni desde cuándo se iniciará la fabricación en Bolivia.

Sigma es un laboratorio boliviano con sede en Cochabamba (centro) y que tiene presencia en ocho naciones de América Latina, por lo que no se descarta que pueda comercializar el fármaco en la región, reseñó AFP.