Mundo

Morales será investigado por supuesta relación amorosa con menor de edad

Según el viceministro de Transparencia, Guido Melgar, han recibido varios documentos y denuncias; sin embargo, están haciendo las investigaciones pertinentes.

Evo Morales, expresidente de Bolivia. Foto: AFP.
Evo Morales, expresidente de Bolivia. Foto: AFP.
Mundo LR

El Ministerio de Justicia de Bolivia abrió una investigación sobre una supuesta relación amorosa del expresidente Evo Morales con una menor de edad, con quien habría tenido un hijo, tras recibir una denuncia anónima, anunció el viceministro Guido Melgar.

“Este es un tema bastante delicado: se trata de la existencia de una niña. Entonces no queremos ser imprudentes de estar lanzando esto al público, sin tener las pruebas necesarias que demuestren que el expresidente Morales mantuvo relación con una menor de edad e incluso procreó un hijo”, declaró Melgar a la radio Fides.

“Nos ha llegado documentación, nos han hecho la denuncia (...) estamos haciendo las investigaciones pertinentes para estar plenamente seguros de que el hecho existió”, agregó Melgar, viceministro de Transparencia Institucional de Bolivia, entidad que tiene a su cargo oficinas de protección a mujeres y niños

El Gobierno de la presidenta interina Jeanine Áñez, que reemplazó a Morales tras su renuncia, ha lanzado varias acusaciones contra el exgobernante, entre ellas las de sedición y terrorismo por la violencia social ocurrida entre octubre y noviembre de 2019, una causa en manos de la fiscalía.

Morales llegó al poder en 2006 y dimitió en noviembre de 2019, tras una revuelta social en rechazo a su victoria en las elecciones de un mes antes. Está refugiado en Argentina y no ha hecho comentarios sobre estas versiones.

Tampoco ha hecho declaraciones su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS). La presunta relación amorosa del expresidente Morales, de 60 años, con una joven de 19 años, habría comenzado cuando ella era menor de edad.

A Morales, soltero y con dos hijos, también se le atribuyó en 2016 una relación con Gabriela Zapata, exgerente de la empresa china CAMC, a la que el Estado boliviano adjudicó contratos millonarios.

El entonces mandatario denunció que la noticia sobre esa presunta relación había causado su derrota en un referendo que le negó la posibilidad de una nueva reelección. Sin embargo, en 2017 la corte constitucional lo autorizó a postularse nuevamente.