Mascarilla y distancia social nos salvarán la vida

08 Ago 2020 | 3:50 h
Indisciplina. En medio de la pandemia, la mayoría sin mascarilla en Huntington Beach, California.
Indisciplina. En medio de la pandemia, la mayoría sin mascarilla en Huntington Beach, California.

Prevención. Ante el temor de un rebrote, dada la alta transmisibilidad y la letalidad del SARS-CoV-2, las autoridades europeas dictan medidas para evitar el contagio, en tanto los médicos piden a la ciudadanía acatar recomendaciones, pues hay indicadores preocupantes.

Por: Ernesto Carrasco y Roberto Ochoa

Los expertos coinciden en que el SARS_CoV-2, el virus que ha desatado la hasta ahora poco controlable pandemia de la Covid-19, ha venido para quedarse y es muy posible que los efectos desalentadores sobre la vida y economía de las personas continúen hasta que no llegue la tan ansiada vacuna o se descubra un tratamiento eficaz contra el temible patógeno.

Ante la arremetida del virus, el confinamiento o cuarentena, la distancia social, el uso de mascarillas y el lavado constante de manos han pasado a ser obligatorios, incluso líderes de diversos gobiernos, que los cuestionaban, ahora han comenzado a recomendarlos en vista de que los contagios aumentan y los sistemas hospitalarios colapsan en algunos países.

PUEDES VER Dióxido de cloro: la controversia en Bolivia por su legalización sin el respaldo del Ejecutivo ni sustento científico

Gobiernos del mundo entero imponen las restricciones para intentar frenar los rebrotes de la pandemia, que ha costado, hasta ahora, unos 320.000 millones de dólares al turismo mundial desde enero.

Para que no se repita

El término “distanciamiento social”, traducido del inglés, fue empleado por primera vez en 1918 durante la pandemia de la “gripe española”, en Misuri (Estados Unidos), cuando el médico Max Starkloff decidió prohibir las reuniones de más de 20 personas.

La conocida como "gripe española" provocó al menos 50 millones de muertes e infectó a unos 500 millones de personas en todo el mundo entre 1918 y 1919, como recuerdan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

PUEDES VER Obesidad podría reducir efectividad de vacuna contra la COVID-19

Según las publicaciones compartidas en redes sociales, “el segundo brote de la gripe española de 1918 fue más letal que el primero porque la gente se despreocupó en verano”. “La población soportaba tan mal la cuarentena y las medidas de distanciamiento social que, cuando tuvo lugar el primer de-confinamiento, la población comenzó a alegrarse en las calles, abandonando todas las precauciones”, asegura otra versión.

El segundo brote, aparecido en setiembre, "fue la verdadera pandemia de gripe de 1918", dijo en un e-mail Anton Erkoreka, director del Museo Vasco de Historia de la Medicina, destacando que este "mató en todo el mundo, en otoño [boreal], a unos 40 millones de personas".

Mascarilla obligatoria

Europa endureció este último miércoles las restricciones para frenar la Covid-19, en medio de una creciente preocupación por una segunda ola de contagios derivada de la temporada de vacaciones.

PUEDES VER América Latina y el Caribe se convierte en la región con más muertos por la COVID-19

En Francia, la instancia científica que asesora al gobierno juzgó “altamente probable que se observe una segunda ola epidémica en otoño o en invierno”.

“El virus circula de forma más activa, con una pérdida acentuada de las medidas de distanciamiento y de seguridad (mascarillas, cuarentenas focalizadas, etc.)”, alertó el Consejo Científico el martes.

Para intentar frenar el avance del virus, la mascarilla es obligatoria desde el miércoles en el exterior en las zonas más frecuentadas en ciudades de Francia como Toulouse (suroeste), y pronto lo será en París y otras urbes.

PUEDES VER Estudio revela que los asintomáticos llevan tanto coronavirus como los sintomáticos

"Lo que hoy es inédito es que debamos distanciarnos en el seno de nuestro propio grupo", afirma la economista francesa Marie-Claude Villeval.

En Holanda, la mascarilla será obligatoria también a partir de este miércoles en el famoso Barrio Rojo de Ámsterdam y en los barrios comerciales de Róterdam. Tanto Grecia, Escocia como Suiza anunciaron endurecimiento o reinstauración de medidas restrictivas tras la aparición de nuevos focos.

El gobierno irlandés, por su parte, decidió prorrogar la última fase de su desconfinamiento, y ordenó la obligatoriedad del tapabocas en las tiendas y centros comerciales a partir del 10 de agosto.

PUEDES VER Identifican proteína que podría ser responsable de la gravedad de la COVID-19

En el Perú, es obligatorio el uso de la mascarilla y además el protector facial, para abordar el bus. Las autoridades, de todo nivel, insisten en la distancia social y el evitar reuniones.

“Tonta” y riesgosa actitud

Una creciente oleada global de desinformación, bulos y teorías de la conspiración intoxica el debate público y está en contra de las medidas para evitar el contagio. En ciudades como Florida o Londres han culminado en protestas de grupos autodenominados "antimascarillas". En Italia, ha surgido el movimiento "chalecos naranjas", que defiende que la Covid-19 es un engaño para controlar a los pueblos.

“No puedes tener una economía saludable sin gente saludable”, sentenció el Dr. Joseph Varon, destacado neumólogo del Houston Methodist Hospital, en Texas, un nosocomio que ostenta uno de los mayores porcentajes de supervivientes en todo Estados Unidos: el 95 por ciento de sus pacientes internados por Covid-19 fueron dados de alta.

PUEDES VER Bill Gates: “Por terrible que sea esta pandemia, el cambio climático podría ser peor”

El galeno reconoce que en estos días se ha incrementado notablemente el número de pacientes debido, fundamentalmente, al fin de la cuarentena y al evidente descuido personal. “Yo estoy peleando dos batallas: contra la Covid y contra la estupidez humana”, dijo en una reveladora entrevista a la cadena CNN. Su experiencia personal desde que empezó la pandemia es reveladora. Varon admite que desde que se abrió la economía la gente olvidó los principios básicos de cuidado personal, es decir, distancia social, lavado de mano y uso de mascarilla: “En las últimas tres semanas se ha admitido más pacientes que en las últimas diez semanas y llegan mucho más graves”. El virus se ha propagado, “eso es lo que la gente no entiende”, dijo en relación a la “normalización” de la vida social. El neumólogo reveló que los sitios de mayor contagio son las iglesias, los gimnasios, las reuniones familiares, las peluquerías y reuniones en lugares cerrados.

Reveló además que en los últimos días “el 10 por ciento de la gente que yo he atendido volvió a contagiarse. El problema es que la segunda infección es más grave porque bajan las defensas”. Y es que la Covid-19 mata por dos mecanismos. Primero, es la inflamación generalizada y, segundo, la hipercoagulación que produce trombosis. “Y ambos se agravan en una segunda infección”, sostiene.

PUEDES VER “El nacionalismo de vacunas... no va a ayudarnos”, dijo el director de la OMS

Estratégico

Detección. Con el fin de detectar a asintomáticos y sintomáticos, el neurobiólogo peruano Edward Málaga ha desarrollado pruebas moleculares a bajo costo y que con solo muestras de saliva revelarán los contagios en pocos minutos.

Con información de AFP.

Opinión

¿Qué tanto nos sirve seguir las reglas para evitar el contagio?

Por: Alfredo Pachas, Director Médico de Neumología Peruana

La curva de mortalidad peruana es sui generis: tiene una subida lenta y un aplanamiento también muy lento. Aun cuando en los últimos días hemos tenido noticias del sinceramiento de cifras y hemos pasado de 15.000 a 45.000 muertos. Esta curva de aplanamiento lento significa que tendremos todavía coronavirus en altos niveles por varios meses más.

Aun así, muchos peruanos creen que con una mascarilla o incluso con una careta ya están listos para acercarse a otras personas, lo cual es un error fatal. La mascarilla simple nos ayuda a evitar contagiar a otras personas. Usar una mascarilla en la calle es una forma de respeto hacia los demás y una forma de quererlos sanos. Por otro lado, las mascarillas más complejas como las N95 o superiores deben ser usadas solo por el personal de salud o personas con mucho riesgo, como por ejemplo pacientes con cáncer o fibrosis pulmonar. Aun en caso tenga mi mascarilla puesta, debo conservar los dos metros, o más, de distancia de toda persona. Recuerde que el virus no está en el aire, el virus lo llevan las personas y donde hay personas, hay virus.

PUEDES VER Científicos sugieren que un fármaco para el alcoholismo puede ser efectivo contra la COVID-19

Por estos días en que nuestra salud mental está muy resquebrajada, les pido a mis pacientes que salgan a pasear con mascarilla, pero siempre a lugares donde no haya personas. Una vueltecita, alejado de otras personas, sin sentarse en ningún lado, sin tocar nada y sin conversar con nadie, puede ser beneficiosa para nuestra salud.

Si usted decidió salir a correr, recuerde que al hacerlo las personas respiran mucho más fuerte y su aliento llevando virus puede llegar hasta 6 metros.

PUEDES VER Chile: crean test de COVID-19 de un dólar y libre uso para todos los países

He podido ver con mucha pena cómo muchas personas salen a correr sin mascarilla o con la mascarilla en el cuello, lo que es totalmente inaceptable, porque ponemos en riesgo a las demás personas que circulan a nuestro lado. Debemos recordar siempre que cada uno de nosotros es sospechoso de tener coronavirus. Solo pensando así nos vamos a proteger siempre, y vamos a proteger a los demás, siendo responsables al usar nuestra mascarilla.

El uso de la careta facial, por otro lado, no ha demostrado ninguna utilidad en ningún estudio, sin embargo, parece ser de sentido común que puede ayudarnos a disminuir la transmisión del virus, sobre todo a través de los ojos.