Entredicho en España reabre debate sobre la regulación del aire acondicionado y la igualdad de género

04 Ago 2020 | 13:31 h
España: La concejala Vanessa Romero, del Ayuntamiento de Alicante, señaló que el uso diferenciado de aire acondicionado es una acto de "micromachismo". (Foto: Captura Twitter)
España: La concejala Vanessa Romero, del Ayuntamiento de Alicante, señaló que el uso diferenciado de aire acondicionado es una acto de "micromachismo". (Foto: Captura Twitter)

Una concejala de Alicante calificó de “micromachismo” el uso de aire acondicionado frío en un encuentro con el alcalde. Al respecto, existen fundamentos científicos sobre la regulación de temperatura estándar en función a oficinistas varones.

España. Vanessa Romero, concejala del partido político Podemos del Ayuntamiento de Alicante, sorprendió luego de calificar como “micromachismo” el uso de aire acondicionado diferenciado durante un pleno con el alcalde de dicha ciudad, Luis Barcala. El hecho reavivó el debate entorno a la regulación de temperatura laboral y la igualdad de género.

Durante su intervención el pasado 31 de julio, Vanessa Romero criticó la baja temperatura que en ese momento registraba el aire acondicionado con una frase que despertó el interés de toda la concurrencia: “Que estemos ahora pasando frío nosotras es un micromachismo”.

PUEDES VER La necesidad del enfoque de género en las políticas públicas para proteger a las mujeres en pandemia

“Que estemos ahora pasando frío nosotras es un micromachismo, y cómo vamos a hablar de igualdad”, precisó la concejala.

Inmediatamente, toda la sala volteó para encontrar alguna nueva réplica de la activista, mientras el alcalde Luis Barcala, bastante asombrado, solo atinó a preguntarle si era una afirmación seria o estaba tratando de gastarle una broma.

“¿Es una broma?”, insistió el burgomaestre. “Porque si no es una broma tendré que reprender a los conserjes por incurrir en no sé qué micromachismo”.

Lazy loaded component

“Es algo que tenemos interiorizado. El estándar de los 24-27 grados de confort fue establecido en los años sesenta y se tomó como referencia a un varón de unos 40 años y 70 kilos, por eso es por lo que comentaba esto. El de las mujeres suele ser tres grados por encima. Tal vez sea momento de actualizarlo”, explicó la representante de Podemos.

PUEDES VER La píldora del día siguiente: negada por el Estado y estigmatizada por sectores fundamentalistas

Finalmente, el alcalde Barcala decidió zanjar con el inesperado debate para dar paso a la exposición de ideas del Plan de Igualdad de la Corporación para Alicante.

“Apagamos el aire y sudamos todos en igualdad”, capituló.

La ciencia detrás del micromachismo del aire acondicionado

No es la primera vez que la discusión por el aire acondicionado llega a los terrenos de la política, pues ya en el 2018 la actriz y entonces candidata a gobernadora de Nueva York, Cynthia Nixon, protestó porque su rival, Andrew Cuomo, quería debatir en un espacio “demasiado frío para ella”.

Sí existen estudios científicos que avalan esta posición. Consumo energético en edificios y demanda térmica femenina, una investigación elaborada para la revista Nature Climate Change, reveló en el 2015 que las temperaturas en la mayoría de los edificios y oficinas toman como base una fórmula de décadas que se fundamenta en las tasas metabólicas de los hombres.

PUEDES VER Embarazos no deseados aumentan en países donde el aborto no es legal, según nuevo estudio

Boris Kingma y Wouter van Marken Lichtenbelt, del Departamento de Biología Humana de la Universidad de Maastricht, Países Bajos, se plegaron a favor de reducir el “sesgo discriminatorio de género en el confort térmico” porque elevar las temperaturas podría ayudar a combatir el calentamiento global.

“Los valores estándar para una de sus variables principales (tasa metabólica) se basan en un hombre promedio y pueden sobreestimar la tasa metabólica femenina hasta en un 35%”, concluyó la investigación.

Puede conocer el estudio completo a través de este enlace.