Pasa 105 días conectada a un ventilador mecánico y supera al COVID-19 en Reino Unido

Mundo LR

Pese a vencer al COVID-19, uno de sus pulmones quedó totalmente destruido, por lo que no será capaz de respirar con toda su capacidad nuevamente. Foto: The Sun
Pese a vencer al COVID-19, uno de sus pulmones quedó totalmente destruido, por lo que no será capaz de respirar con toda su capacidad nuevamente. Foto: The Sun

La mujer se convirtió en la paciente que más tiempo tuvo el coronavirus en su organismo en el país británico. Recibió el alta, pero terminó con un pulmón destruido.

La paciente que más tiempo padeció los síntomas del nuevo coronavirus en Reino Unido finalmente recibió el alta médica, luego de pasar 141 días en un centro de salud, de los cuales 105 permaneció conectada a un respirador artificial.

Se trata de Fatima Bridle, de 35 años, quien dio positivo para COVID-19 a inicios de marzo tras regresar de un viaje de un mes a la ciudad de Mohammedia, en Marruecos, por lo que fue trasladada al Hospital General de Southampton, el pasado 12 de marzo.

PUEDES VER Bill Gates afirma que la mayoría de las pruebas de COVID-19 son un “desperdicio completo”

Después de unos días en el nosocomio, la condición de Bridle se empeoró y se le diagnosticó neumonía, y fue derivada al área de cuidados intensivos, donde requirió un respirador mecánico.

Luego de que el tratamiento con antibióticos para tratar la neumonía no tenga efectos favorables, la mujer entró en coma por cuarenta días.

Para fines de abril, Fatima ya había vencido al virus; no obstante, seguía con los pulmones inflamados y sepsis, razón por el cual continuó necesitando el ventilador, aunque ya no era completamente dependiente del aparato.

PUEDES VER “De aquí nos van a sacar muertos”: dicen adultos mayores hacinados en un hospital en Venezuela [VIDEO]

En diálogo con The Sun, la paciente dijo: “No puedo creer que haya despertado de todo esto. Siento que me han regalado una nueva vida”. Además, contó que sufrió un dolor terrible, cuando estaba conectada al respirador. “En un momento dado deseé estar muerta. Fue muy aterrador. Quise gritar, pero no pude”.

Asimismo, Bridle —que antes de ser ingresada al sanatorio era técnica de laboratorio— agregó que espera laborar para el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés).

Pese a superar al coronavirus, uno de sus pulmones quedó totalmente devastado, por lo que no será capaz de respirar con toda su capacidad otra vez.