Argentina: pareja con COVID-19 tiene a una bebé que nació en buen estado de salud

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

21 Jul 2020 | 3:49 h
La madre tiene que amamantar a la bebé con bata y mascarilla, cumpliendo todo el protocolo preventivo. Foto: La Nación
La madre tiene que amamantar a la bebé con bata y mascarilla, cumpliendo todo el protocolo preventivo. Foto: La Nación

La pequeña llegó al mundo en óptimas condiciones, pese a que sus padres fueron diagnosticados con el nuevo coronavirus días antes del parto.

Una mujer portadora del coronavirus dio a luz a una bebé en buena condición de salud en el Hospital Florencio Díaz, ubicado en la provincia de Córdoba, en Argentina, para la felicidad y tranquilidad de su padre, quien también padece de la enfermedad.

La protagonista de esta emotiva historia se llama Kaia, una pequeña que nació con 2,6 kilogramos a través de cesárea y sin COVID-19, pese a que sus progenitores estaban infectados con el virus desde días previos al alumbramiento.

PUEDES VER Argentina: niño muere electrocutado tras intentar enchufar su celular a una zapatilla

Según detalló La Nación, la madre de 32 años se había sometido a una prueba de descarte seis días antes del parto y resultó positivo. Por su parte, el padre ya lleva cuatro días desde que resultó positivo para coronavirus.

En conversación con el medio local, la subdirectora del centro de salud, Mariana Van Ooteghem, indicó: “No es extraño que no sea portadora del virus porque por la experiencia internacional sabemos que no hay transmisión vertical comprobada”.

Cabe precisar que para que la mujer amamante a Kaia debe acatar los protocolos de bioseguridad: usar mascarilla y bata. Asimismo, debe mantener constantemente la limpieza de sus manos con alcohol en gel o jabón.

PUEDES VER “Me arruinó”: ladrón quiebra pierna a una mujer para robarle el celular en Argentina [VIDEO]

En la actualidad, la pareja se encuentra compartiendo una habitación con la recién nacida en las instalaciones del hospital. Sin embargo, la bebé deber estar en una cuna a dos metros de ellos, salvo a la hora que la mujer tenga que alimentar a la pequeña.

“Por suerte tenemos habitaciones amplias que nos permiten cumplir con todas las medidas. La mamá la amamanta con bata y barbijo, cumpliendo todo el protocolo; ella estuvo de acuerdo en este esquema de lactancia”, añadió Van Ooteghem.

Video Recomendado

Lazy loaded component