Mundo

Denuncian la matanza de 250 ballenas como parte de un ritual anual en las Islas Feroe

Diversas organizaciones animalistas invocaron a poner fin a esta práctica. Por su parte, el gobierno del archipiélago defiende la cacería de estos animales.

Los animales son llevados hasta la bahía y matados con cuchillos. Foto: www.vp.fov.
Los animales son llevados hasta la bahía y matados con cuchillos. Foto: www.vp.fov.
Mundo LR

Serias críticas han surgido por una nueva edición del Grindadráp, un ritual realizado cada verano en las Islas Feroe (Dinamarca), en el cual se da muerte a un gran número de mamíferos marinos. Solo a principios de esta semana, los cazadores han sacrificado a 252 ballenas piloto y a 35 delfines, según denunció la ONG Sea Shepherd en sus redes sociales.

En el Grindadráp, los pescadores rodean con botes a los animales y los atrapan en una bahía, para luego meterse al agua y matar a sus presas con cuchillos, según relata el canal Euronews. El festival, cuya primera edición registrada data de 1584, solía servir para el sustento de los pobladores, pues les proporcionaba carne y grasa.

“Es la primera caza organizada de grindadráp de este año”, señaló Sea Shepherd, organización que hizo un llamado a acabar con esta “práctica bárbara”. La ONG había detenido este festival en 2014, pero tras ello surgió una ley que prohíbe el ingreso de sus barcos a estas islas de Dinamarca, de acuerdo con el portal LadBible.

Otras organizaciones animalistas también criticaron este ritual. “Triste noticia. Tras un respiro por la pandemia de COVID-19, los isleños de las Islas Feroe han vuelto a sus formas asesinas”, manifestó la Blue Planet Society. “Seguiremos luchando para poner fin a este loco y sangriento deporte. QEPD, hermosa familia”, expresó por su parte la fundación ORCA.

El gobierno feroés defiende la cacería de ballenas piloto en el archipiélago, pues asegura que es “sostenible” y “regulada”, y que estas no son una especie en peligro. Los pobladores, asegura, cazan anualmente unos 800 de estos animales de entre una población aproximada de 100 000.

Hace unas semanas se supo que Dinamarca detectó coronavirus en una granja de visones y ordenó el sacrificio de 11 000 de ellos.