Dos niños destrozan por accidente el castillo de cristal más grande del mundo en China

La escultura, inspirada en un castillo de los parques de Disney, estaba valorizada en unos 64 000 dólares y su construcción tomó unas 500 horas.

El castillo estaba conformado por 30 000 partes. Foto: CFP.
El castillo estaba conformado por 30 000 partes. Foto: CFP.
Mundo LR

El castillo de cristal más grande del mundo, que era exhibido en el Museo de Vidrio de Shanghai (China), quedó destrozado luego de que dos niños lo derribaran por accidente, según anunció el propio centro de exhibición, el cual intentó contactarse con los artistas para reconstruir la escultura.

La obra, denominada “Castillo de la Fantasía”, fue realizada por el vidriero español Miguel Arribas y obsequiada al museo por su quinto aniversario en 2016. Esta escultura, basada en el Castillo de la Cenicienta del parque Walt Disney World, pesaba 60 kilogramos, estaba compuesta de 30 000 partes e incluía piezas de oro de 24 quilates.

PUEDES VER EE. UU.: matan a tiros a una mujer tras pedirle a un hombre que deje de lanzar fuegos artificiales

Se requirieron 500 horas para construir el castillo, valorizado en 64 000 dólares. El museo informó que la escultura estuvo intacta hasta el 30 de mayo último, cuando dos niños cruzaron el cinturón de seguridad y tropezaron con la vitrina que la protegía, causando que una torre se rompiera del todo y otras partes quedaran dañadas, según reporta el canal CGTN de China.

El centro de exhibición aseguró haber contactado a los artistas con el fin de reparar la escultura; sin embargo, estos no pueden trasladarse hasta Shanghai debido a las restricciones en los viajes traídas por la pandemia del coronavirus.

PUEDES VER Preocupación en California por un abusador de niños liberado de un centro psiquiátrico

Los padres de los niños se disculparon por el incidente y prometieron responsabilizarse por los daños causados. Entretanto, el museo recordó a los visitantes que no deben correr ni cruzar los cinturones de seguridad.

Hace unas semanas, un hombre de China quedó con secuelas luego que su audífono explotara mientras hacía una videollamada.