ELECCIONES 2021 - López Aliaga, una derecha conservadora que atrapa votos de Fujimori

“No es solo cifras”: testimonio de una mujer británica que perdió a su esposo y mejor amiga por COVID-19

Mundo LR

larepublica_pe

06 Jul 2020 | 9:39 h
Mónica y Fabián llevaban 30 años de casados. Foto: Birmingham Live.
Mónica y Fabián llevaban 30 años de casados. Foto: Birmingham Live.

Mónica Anderson reflexionó sobre el dolor de perder a su esposo por el coronavirus, seguido rápidamente por su mejor amiga.

Mónica Anderson, de la localidad inglesa de Walsall, relató el traumático momento que le tocó vivir cuando perdió a su esposo y mejor amiga casi al mismo tiempo debido a la propagación del coronavirus a nivel mundial. “Si no fuera una mujer de fe y creyera en Dios, no creo que hubiera continuado”, expresó Anderson durante una audiencia virtual como parte de una investigación dirigida por el Partido Laborista británico, según informó Birmingham Live.

La mujer contó que se infectaron de la COVID-19 a comienzos de marzo, dos semanas antes de que el gobierno decretara las medidas de confinamiento social. Habían organizado una reunión en casa con los amigos y empezaron a sentir los síntomas por la noche.

PUEDES VER Francia: chofer de autobús terminó con muerte cerebral tras negar el ingreso a pasajeros sin mascarilla

Ambos fueron trasladados a un hospital de la ciudad donde fueron internados. Mientras Mónica evolucionó favorablemente, su esposo Fabián, quien también padecía de una afección renal grave, empeoró. “Se sentía como si estuviéramos solos. Nadie estaba comprobando que estábamos bien”, relató.

La mujer fue dada de alta el día 15 del mismo mes, se despidió de Fabián, con quien estuvo casada 30 años, y a las pocas horas murió. Una semana después, Mónica recibió otra lamentable noticia: su mejor amiga también había fallecido por COVID-19.

PUEDES VER Policías sin mascarillas agreden a hombre que paseaba con sus hijas por el parque en Bogotá [VIDEO]

Mónica Anderson espera que su trágica historia sirva para que las autoridades tomen en cuenta el impacto emocional y psicológico que ha causado la pandemia. “El Gobierno debe entender que esto no se trata solo de cifras: los miembros de las familias y sus conexiones se ven afectadas por una pérdida, sin mucha atención o apoyo de las instituciones. Los números reportados diariamente no reflejan la gravedad de la experiencia de pasar por la COVID-19 o de perder a alguien”, concluyó.