Rusia: sacerdote que niega la existencia del coronavirus irrumpe en un convento de monjas

Mundo LR

El sujeto consideró que esta enfermedad es una “pseudopandemia”. (Foto: Getty)
El sujeto consideró que esta enfermedad es una “pseudopandemia”. (Foto: Getty)

Incluso, tildó a otros líderes religiosos de ser “ancestros del Antricristo”, porque cerraron sus templos por la pandemia.

Un sacerdote de Rusia, identificado como Sergei Romanov, quien no cree en la existencia del coronavirus; tomó por la fuerza el control de un monasterio de mujeres y fue enjuiciado por ello.

El hecho sucedió el pasado 16 de mayo cuando irrumpió en el convento Sredneuralks, en la ciudad de Ekaterimburgo. Esto provocó que las monjas escapen del centro religioso al notar la presencia del sujeto.

PUEDES VER: Reino Unido: niño que perdió sus dos piernas recauda más de 900.000 dólares para hospital

Según informó el portal BBC, a Romanov se le prohibió predicar en abril del presente año y en mayo alentó a los feligreses a hacer caso omiso a las autoridades respecto a las medidas que han tomado para evitar la expansión de la COVID-19.

Asimismo, las autoridades cerraron la iglesia que fundó el sacerdote ruso el pasado 13 de abril por la pandemia de este virus que se originó en China.

El citado medio señaló que Sergei Romanov afirmó que la expansión de esta enfermedad fue una “pseudopandemia” y tildó a otros líderes religiosos de ser “ancestros del Antricristo”, debido a que cerraron sus templos por el coronavirus.

PUEDES VER: Niño intercambia juguetes por comida para ayudar a su mamá desempleada [VIDEO]

Incluso, un periodista del diario Novaya Gazeta, logró entrevistar al sacerdote e indicó: “La diócesis me prohíbe servir a mi comunidad, me prohíbe hablar. Pero tuve la suerte de poder hacerlo”.

Cabe indicar que Sergei Romanov fue un agente policial que pasó 13 años en un centro penitenciario por asesinato y fue excarcelado en la década de 1990. Él cambió legalmente su nombre a Nikolai Romanov en honor al último zar de Rusia, Nicolás II. Además, criticó en varias oportunidades las leyes contra la violencia doméstica y discursos antisemitas.