El rebrote “extremadamente grave” de coronavirus en la capital de China

Tras el cierre de todos los colegios y universidades, la alcaldía de Pekín pidió a los habitantes que se queden en la ciudad.

Médicos hacen pruebas de COVID-19 de habitantes en Pekín, China. Foto: AFP.
Médicos hacen pruebas de COVID-19 de habitantes en Pekín, China. Foto: AFP.
Agencia AFP

Las autoridades de Pekín advirtieron este martes de la situación epidémica “extremadamente grave” en la capital china, donde desde la semana pasada se detectó un nuevo foco de coronavirus y hay ya más de un centenar de casos registrados.

La capital china empezó a hacer test a decenas de miles de personas a pesar de que la enfermedad, que apareció en el país a finales de 2019, había prácticamente desaparecido.

Este martes, el ministro de Sanidad anunció 27 nuevos enfermos en Pekín, lo que lleva a 106 el número total de casos registrados desde hace cinco días en la ciudad, donde desde hacía dos meses no había contagios.

El nuevo brote surgió en el inmenso mercado al por mayor de Xinfadi, en el sur de la capital, donde se detectó el coronavirus la semana pasada. También se registraron varios casos en otros mercados, ahora cerrados.

Gente con mascarilla camina por calle de Pekín, China. Foto: EFE

PUEDES VER Muertos por COVID-19: el crematorio de México donde todo se reduce a cenizas en 3 horas

En total el ayuntamiento ordenó el confinamiento de unas 30 zonas residenciales. Sus miles de habitantes no tienen derecho a salir de ellas pero pueden recibir comida.

"La situación epidémica en la capital es extremadamente grave", dijo a la prensa Xu Hejian, un portavoz del ayuntamiento, que habló de "carrera contrarreloj" contra el coronavirus.

En las últimas horas, la alcaldía de Pekín anunció que cerrará nuevamente todas sus escuelas y universidades, cuyos alumnos retomarán sus cursos en línea. En tanto, instó a sus habitantes a evitar los viajes “no esenciales” fuera de la ciudad y prohibió la salida a los residentes de las zonas de “riesgo alto o medio”.

A pesar de que aún no se registran nuevos muertos, la epidemia hace temer una segunda ola de contagios. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó seguir “de muy cerca” la situación y habló de enviar más expertos a Pekín.

Cientos de personas en un centro deportivo para hacerse pruebas. Foto: AFP.

PUEDES VER Guayaquil reanuda vuelos domésticos tras superar los peores meses por la pandemia

“Miedo”

Los responsables municipales quiere hacer test a todos los vendedores de los mercados y a los responsables de restaurantes.

Zhao Honglei, responsable de una tienda de comestibles, dijo a la AFP que sus 13 empleados dieron negativo.

Sus clientes parecen tranquilos pero Zhao explica que los pedidos en línea se multiplicaron en los últimos días. "La gente tienen miedo de encontrarse en tiendas llenas de gente donde podrían contaminarse", dice.

La ciudad de Pekín, con 21 millones de habitantes, tiene capacidad para hacer test a más de 90.000 personas cada día, según la agencia de noticias Xinhua.

Este martes, con una temperatura de 36 grados, muchos pequineses llevando mascarillas esperaban en un parque para pasar un test.

"Intento no salir mucho a la calle", dijo Wu Yaling, una jubilada de 57 años, que vive cerca de uno de los mercados donde se registró el brote.

El lunes el ayuntamiento decidió cerrar los lugares deportivos y culturales. Y varias ciudades chinas anunciaron la puesta en cuarentena de viajeros procedentes de Pekín.

Las personas que viven cerca o han visitado el mercado Xinfadi se hacen pruebas. Foto: AFP.

PUEDES VER ONU lanza plataforma para comparar precios de medicinas contra COVID-19 en América Latina

Restaurantes desinfectados

El ayuntamiento de Pekin afirma haber hecho desinfectar 276 mercados y 33.000 restaurantes o comercios de alimentos y haber cerrado once mercados.

Siete zonas residenciales suplementarias, de las miles que tiene la ciudad, también fueron confinadas el martes.

Se añaden a las 21 que ya están en esta situación pero estas medidas solo afectan a un pequeña parte de la población de Pekín.

"Este rebote epidémico quedará probablemente controlado rápidamente", dice Wu Hulin, un empleado de 23 años del sector de las nuevas tecnologías. "Porque pienso que China hizo un buen trabajo comparado con los países extranjeros".

Desde el 30 de mayo, unas 200.000 personas visitaron el mercado de Xinfadi, donde el virus fue descubierto en planchas donde se cortaba salmón importado.

Más de 8.000 empleados del lugar, que proporciona el 70% de las frutas y verduras que se consumen en Pekín, pasaron test y luego fueron puestos en cuarentena.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) afirmó el lunes que la cepa descubierta en el mercado corresponde a una cepa frecuente en Europa.

Peo esto “no basta para certificar que proviene de productos del mar de importación”, dijo en televisión el epidemiólogo jefe del CDC, Wu Zunyou. “Solo pudo venir de una persona contaminada”, aseguró.